Muchos se resisten a vacuna contra COVID-19

 

La esperada campaña de vacunación contra el coronavirus en Estados Unidos está encontrando una resistencia improbable: números sorprendentes de trabajadores de salud que han visto personalmente la muerte y la miseria causadas por el COVID-19 se están negando a vacunarse.

Está sucediendo en hogares de ancianos y, a un nivel menor, en hospitales, con empleados expresando lo que los expertos dicen son temores infundados de efectos secundarios de vacunas desarrolladas a velocidad récord. Más de tres semanas después del inicio de la campaña, algunos sitios han reportado que hasta 80% del personal rehúsa las vacunas.

“No pienso que nadie quiera ser un conejillo de Indias”, dijo del doctor Stephen Noble, un cirujano de 42 años en Portland, Oregon, que está aplazando su vacunación. “Al final, como hombre de ciencia, quiero ver lo que indican los datos. Y denme todos los datos”.

Alarmados por el fenómeno, algunos administradores han ofrecido desde desayunos gratis a una rifa por un automóvil para convencer a sus empleados a arremangarse. Algunos estados han amenazado con dejar que otras personas queden delante de los trabajadores de salud en la cola por las vacunas.

“(El número) es demasiado bajo. Alarmantemente bajo”, dijo Neil Pruitt, director general de PruittHealth, que administra unas 100 instalaciones de cuidados a largo plazo en el sur de Estados Unidos, en las que menos de 3 de cada 10 empleados han aceptado la vacunación.

Muchas instalaciones médicas desde Florida hasta el estado de Washington han tenido una aceptación casi universal de las vacunas y sus trabajadores han mostrado orgullosamente en medios sociales fotos recibiendo las inyecciones. En otras partes, no obstante, el esfuerzo ha tropezado.

Aunque el gobierno federal no ha dado a conocer datos sobre cuántas personas a quienes se ofreció la vacuna la han aceptado, asomos de resistencia han emergido en todo el país.

En Illinois, se ha abierto una gran brecha en hogares estatales para veteranos entre residentes y el personal. La discrepancia fue mayor en el hogar en Manteno, donde 90% de los residentes fueron vacunados, comparado con apenas 18% de los empleados.

En Ashland, Alabama, unos 90 de 200 empleados en el Clay County Hospital no han accedido aun a ser vacunados, pese a que el lugar esta tan abrumado por pacientes con COVID-19 que se está quedando sin oxígeno y se han añadido camas a la unidad de cuidados intensivos, separadas por bandas de plástico.

La reacción se produce en medio de la fase más letal de la pandemia hasta ahora, con más de 350.000 muertes, y pudiera obstaculizar el esfuerzo del gobierno federal para vacunar a entre 70% y 85% de la población del país para conseguir “inmunidad colectiva”.

Administradores y funcionarios de salud han expresado esperanzas de que más trabajadores del sector opten por ser vacunados a medida en que ven a sus colegas inyectarse sin problemas.

Algunos lugares ya han visto el cambio, como el Centro Medico Regional Our Lady of the Lake en Baton Rouge, Luisiana.

“Lo que mas nos ha ayudado a ganar la confianza de nuestro personal es que nuestros empleados han visto a otros miembros del personal ser vacunados, estar bien, salir de la sala, sin tener una tercera oreja”, dijo la doctora Catherine O’Neal, jefa de medicina del hospital. “Los primeros centenares que tuvimos crearon a otros 300 que querían la vacuna”.

The AP is one of the largest and most trusted sources of independent newsgathering. AP is neither privately owned nor government-funded; instead, as a not-for-profit news cooperative owned by its American newspaper and broadcast members, it can maintain its single-minded focus on newsgathering and its commitment to the highest standards of objective, accurate journalism.