HARLINGEN — La temporada navideña generalmente significa reuniones, a veces viajando y ocasionalmente, bebiendo. Debido a esto último, los accidentes automovilísticos pueden ocurrir y han estado ocurriendo incluso antes de la temporada navideña.

Según el oficial de información pública Octavio Sáenz del Departamento de Transporte de Texas (TxDOT, por sus siglas en inglés) incluso con COVID-19, las personas todavía se han visto involucradas en accidentes automovilísticos a lo largo de 2020.

Un promedio de 10 personas mueren cada día en accidentes en el estado, según los datos presentados por TxDOT. Sin embargo, TxDOT promueve varias campañas para garantizar la seguridad.

“Durante las vacaciones tenemos una campaña donde promovemos tener un viaje sobrio. Ya sea un taxi o una persona que pueda conducir por usted. Queremos que la gente evite conducir bajo la influencia un (DUI, por sus siglas en inglés) este año es un poco diferente porque animamos a la gente a que se quede en casa, sin embargo, los accidentes siguen ahí arriba”, dijo Sáenz.

En 2016, hubo 130 muertes en el Valle del Río Grande y en 2017, 110, en 2019 fueron 75 y actualmente, ha habido 68 muertes, dijo Sáenz.

“Hay cuatro cosas principales que contribuyen a los accidentes, principalmente la atención del conductor. Eso incluye teléfonos celulares, comida, cualquier cosa que te distraiga de tu tarea principal”, dijo.

“Otro es el cinturón de seguridad, tenemos que educarnos en sujetar adecuadamente a los niños y superar el límite de velocidad aumenta las posibilidades de ser parte de una fatalidad. Aparte de eso, conducir sobrio y descansado”, dijo Sáenz.

Para los viajeros, Sáenz alentó a las personas a seguir las pautas de los CDC y mencionó que las áreas de descanso en Texas también están haciendo cumplir esas pautas al exigir que las personas usen un cubrebocas y una distancia social. Si se debe viajar, dijo que mantener un vehículo y asegurarse de que todo funcione correctamente también es una forma de reducir las posibilidades de accidentes.

“Tenemos al menos una muerte todos los días desde el 2000 y esas cosas se podrían evitar y se pueden prevenir” explicó.

Sáenz mencionó que ha estado experimentando incidentes en los que otros conductores se han topado con él o han intentado entrar en su carril. Ambos podrían haber sido peores, dijo, si no hubiera estado prestando atención.

“Ese no es el caso de muchas personas. Las personas han muerto o se han enfrentado a heridas graves, es porque no miran los puntos ciegos o se distraen. Los automóviles son una herramienta, pero pueden ser un arma de doble filo”, dijo Sáenz.

“Alentamos a las personas a que se cuiden unos a otros. Quita las llaves si alguien está borracho y nada supera la cortesía en el camino”, dijo.