Por Miguel Domínguez

 

DÍAZ ORDAZ, Tamaulipas—Vehículos blindados, armas y cargadores fueron decomisados por militares en la frontera chica de Tamaulipas.

Desde el martes pasado, elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) implementan operativos en esta región tamaulipeca (zona ribereña) y sus límites con Nuevo León.

En las acciones, los efectivos federales aseguraron el jueves un vehículo tipo Sand Cat pixelado y con alto nivel de blindaje, armamento de diversos calibres y otros vehículos.

Al realizar un patrullaje por las zonas rurales de los límites de Díaz Ordaz, en el poblado Los Altos detectaron a dos sujetos que salieron corriendo de una bodega en aparente estado de abandono, los cuales lograron escapar.

Ahí encontraron la unidad todo terreno, de las conocidas como “monstruo”, en cuyo interior estaban 91 cartuchos de uso exclusivo de las Fuerzas Armadas, de diferentes calibres.

Tras una revisión de la unidad se pudo constatar que los vidrios tenían una protección de nivel 8 (máximo blindaje).

Se trata de un vehículo con una capacidad de desplazamiento de hasta a 140 kilómetros por hora con blindaje nivel 10, capaz de soportar impactos de calibre .50.

Grupo REFORMA publicó la semana pasada que la llamada frontera chica de Tamaulipas y sus límites con Nuevo León estaban convertidos en zona de guerra por las disputas del cartel del Golfo (CDG) y del Noreste (CDN) por el control de las rutas del narcotráfico.

Esta narcoguerra ha provocado un éxodo de la población de zonas rurales, ya que los grupos armados los han desplazado con violencia para usar los ranchos como escondites.