EDINBURG — El equipo de básquetbol varonil de UTRGV Vaqueros esperó casi nueve meses para hacer su regreso competitivo a la cancha de su casa.

UTRGV culminó su tan esperado viaje de regreso a la competencia de temporada regular con un juego de no conferencia importante contra los Roadrunners de UTSA en un enfrentamiento entre dos de los mejores programas de baloncesto varonil de la NCAA DI en el sur de Texas.

En un partido que no contó con fanáticos y un equipo reducido de personal el día del juego debido a preocupaciones de salud y seguridad en medio de la pandemia de COVID-19, los Vaqueros aprovecharon al máximo sus oportunidades desde el principio.

UTRGV corrió con una ventaja inicial, pero luchó de un lado a otro con UTSA en un juego físico y contundente para lograr una victoria dominante por 81-59 en el primer partido en casa del equipo el sábado por la tarde en el UTRGV Fieldhouse.

“Eso fue básquetbol Vaquero”, dijo el entrenador de UTRGV Lew Hill. “Somos nosotros. Vamos a perseguirte, a meternos, darte la vuelta, hacerte disparar y hacerte sentir incómodo durante todo el juego. Hagas lo que hagas, no podrás hacerlo contra nosotros, así que tienes que encontrar diferentes formas de vencernos y eso es lo que queremos intentar hacer con los equipos”.

“Fue solo un esfuerzo de equipo rotundo hoy y me sentí realmente bien ser parte de eso en la cancha y ver a todos tener sus momentos, ya sea para anotar, asistir, rebotar o bloquear. Fue un gran esfuerzo de equipo”, dijo el base armador Javon Levi. “Esto es lo que imaginamos que es nuestro equipo. Tenemos muchas personas que pueden anotar como has visto, por lo que es una noche cualquiera, cinco personas pueden estar en cifras dobles o una persona puede estar pasando una gran noche. Nunca se sabe con este equipo. Fue una gran victoria en su conjunto”.

La victoria marcó una sólida actuación para los Vaqueros, que se movieron a 1-1 en la temporada después de una derrota en la apertura de la temporada contra los Texas Longhorns, 19 en el ranking, el miércoles en Austin. También bajó a UTSA a 1-1 en lo que va del año, después de que los Roadrunners superaron a UTPB pero no pudieron viajar para jugar contra los Oklahoma Sooners a principios de semana.

El enfrentamiento también tuvo un significado especial para Hill, ya que se enfrentó cara a cara contra uno de sus compañeros de entrenadores de toda la vida en Steve Henson de UTSA. Amobs entrenaron juntos como asistentes en el cuerpo técnico de Lon Kruger en UNLV y Oklahoma.

Pero en un juego definido por una defensa dominante al principio, Levi, el dos veces Jugador Defensivo del Año de la Conferencia Atlética Occidental, y el delantero junior de camiseta roja Sean Rhea marcaron un tono físico desde el primer puntaje.
Los Roadrunners pagaron por cada viaje a la defensiva, ya que Rhea lideró una delantera agresiva de UTRGV en ambos extremos de la cancha y ayudó a su equipo en gran medida en la batalla de rebotes.

Rhea terminó la noche con 20 puntos, seis rebotes y tres tapones.

“Nos trajo lo físico. Hizo su trabajo”, dijo Hill. “Todo el mundo tiene un trabajo que hacer, y él hizo su trabajo y estuvo genial por dentro. Incluso conectó uno de 3, que le dije que podía disparar si tenía los pies en posición y estaba abierto, pero hizo lo que se suponía que debía hacer. … Qué gran juego para él. Estoy muy feliz por él”.

“Esta noche, Sean estuvo increíble”, dijo Levi. “Él podría haberlos sorprendido a todos, pero no a nosotros. Ha estado matando en la práctica, así que eso es lo que esperábamos y jugaremos a través de él en cualquier partido”.

Sin embargo, la mayor diferencia entre esta actuación de los Vaqueros y su derrota en la apertura de la temporada ante los Longhorns provino de detrás de la línea de 3 puntos.
UTRGV sofocó a un talentoso equipo de UTSA desde lo profundo, limitando a los Roadrunners a 4 de 20 disparos en sus triples. Eso también ayudó a los Vaqueros a acumular una ventaja de 39-34 en la batalla en las tablas y gradualmente a ganar algo de separación de los Roadrunners.

“Nuestra profundidad y nuestra presión (es lo que nos ayudó)”, dijo Hill. “Seguimos presionando a todos en el juego y sustituyendo y manteniendo a los nuevos jugadores. Simplemente los desgastaba”.

“Presión constante, sin importar si parecía que estaban a punto de comenzar a anotar o si ya estaban en medio de una carrera”, dijo Levi. “Seguimos acercándonos a ellos y seguimos acercándonos a ellos. Aumentamos nuestra presión defensiva en este juego y la mantuvimos allí durante todo el juego y creo que les pasó factura”.

UTSA cerró la primera mitad con una racha de 9-2 para reducir la ventaja de UTRGV a 34-29 en el entretiempo, pero un bombardeo de 3 puntos en la segunda mitad ayudó a los Vaqueros.

El equipo lanzó un 58,3% desde lo profundo durante la segunda mitad y nunca devolvió la ventaja, ya que seis Vaqueros anotaron triples en una mejora drástica con respecto al partido del miércoles.

“Cuando movemos la pelota y hacemos tiros abiertos, podemos derribarlos como lo hicimos esta noche”, dijo Levi. “Encontramos muchos tiros abiertos, ejecutamos la ofensiva, esparcimos el balón y conectamos esos tiros abiertos cuando nos lanzaron el balón”.

Los Vaqueros volverán a la acción y buscarán moverse por encima de .500, cuando reciban a Texas A&M-Corpus Christi en el primero de dos juegos en casa esta temporada contra los Islanders como parte de la serie de rivalidad South Texas Showdown con un encuentro el miércoles a las 7 p.m., en el Bert Ogden Arena, el hogar de los RGV Vipers de la NBA G League.