Recuerdan con cariño a Flor Silvestre

Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 26-Nov-2020 .-La fallecida actriz y cantante Flor Silvestre tuvo ayer una misa de cuerpo presente en el rancho El Soyate, en Zacatecas.
A la ceremonia religiosa, transmitida a través de redes sociales, acudieron sus cinco hijos: Pepe y Antonio Aguilar, Marcela y Francisco Rubiales y Dalia Inés, quienes estuvieron acompañados por cerca de 50 personas, entre familiares, amigos y colaboradores.
Pepe Aguilar agradeció el apoyo de los especialistas y personal que estuvieron al cuidado de la cantante y recordó a su madre como alguien divertida, coqueta, traviesa, chistosa y de valores profundos.
“Fue alguien que vino a llenar de alegría, de vida, de bondad, de cariño a toda esta zona, a meterle todo el corazón, junto a su marido, para hacer en medio de la nada un lugar como este (su rancho)”, dijo el intérprete de “Por Mujeres Como Tú”.
Además, se comprometió, en honor a su fallecida madre, a seguir promoviendo Zacatecas.
La misa estuvo amenizada con música de mariachi y banda; los invitados, aunque no mantuvieron distancia entre ellos, portaron en todo momento cubrebocas.
Los restos de Guillermina Jiménez Chabolla (nombre real) descansarán junto a los de Antonio Aguilar, quien falleció en 2007 y con quien se casó en 1959.
“Mi madre para mí no se va, al contrario, se expandió. Este fue su vehículo y ahora está en todos lados. en el momento que quiera, en el segundo que se me antoje, puedo cerrar los ojos y estar con mi madre.
Su nieta, Ángela Aguilar lloró al momento del entierro, mientras que su hijo Antonio Aguilar Jr. la despidió con un beso, antes de descender el féretro.
Aneliz Álvarez, esposa del cantante, transmitió ayer Flor Silvestre: Su Destino Fue Querer, un documental que realizó hace unos años sobre la llamada “Alma de la Canción Ranchera”.
La estrella de la Época de Oro del cine mexicano y una de las exponentes de la música vernácula mexicana falleció, a los 90 años, de causas naturales.