El supervisor de mantenimiento del zoológico Gladys Porter, Natividad “Naty” Ambriz, se encuentra junto a su creación navideña. Miguel Roberts/El Nuevo Heraldo

Los famosos personajes iluminados de Noches de Zoo y Luces del Zoológico Gladys Porter tienen sus orígenes en el supervisor de mantenimiento Natividad “Naty” Ambriz, quien comenzó a hacerlos a finales de la década de 1980 y ha estado desde entonces refinando la forma de arte.

A pesar de que el zoológico está funcionado bajo horario reducido y observando todas las medidas de seguridad ahora familiares de COVID-19, como el distanciamiento social y el uso de cubrebocas, se pondrán una vez más este año la Noches de Zoo y Luces. Las festividades están programadas de 6 a 9 p.m. del 3 al 6 de diciembre.

Ambriz, un soldador certificado, electricista oficial y plomero, dijo que estaba trabajando como soldador en los campos petroleros en 1986 cuando un amigo le dijo que el zoológico estaba buscando a alguien para reemplazar al soldador de toda la vida, quien se jubilaba. En ese momento, estaba en dos semanas de descanso de su trabajo en el campo petrolero y acordó aceptar el trabajo en el zoológico solo por dos semanas de manera temporal.

“Me gustó el trabajo y, bueno, aquí estoy”, dijo Ambriz el jueves mientras conducía un carrito de cortesía del zoológico por los senderos donde se pueden ver los personajes iluminados entre las exhibiciones de animales, frente al Pequeño Mundo, afuera del Edificio de Eventos Especiales, Texas Aviary y Russell Aquatic and Ecology Center.

Ambriz dijo que le gustan todas las 120 figuras y escenas iluminadas, pero su favorito es el de Santa Claus en una motocicleta con un saco lleno de juguetes en la parte de atrás. Se muestra en el área de la pizzeria.

“En realidad, yo mismo soy ciclista. Conduzco una Harley. Es uno de mis pasatiempo”, dijo.

Frente a Mundo Pequeño hay un belén completo con María y José, el niño Jesús, tres reyes magos, ángeles, animales y la estrella de David, es la pieza central de Noches de Zoo y Luces del Zoológico Gladys Porter fue la segunda pieza que Ambriz creó. El primero fueron los ángeles que acompañan a la escena.