PREVIENE. El juez del Condado de Cameron, Eddie Treviño, Jr., responde a las preguntas de los periodistas el lunes por la mañana durante una conferencia de prensa de actualiación sobre COVID-19. Miguel Roberts / El Nuevo Heraldo

La pandemia ha ejercido presión sobre las familias locales para que suspendan temporalmente sus reuniones habituales en nombre de la salud y la seguridad, aunque ciertamente no ha sido fácil, de hecho, las reuniones familiares han sido una fuente importante de propagación del virus en el Condado de Cameron.

No será más fácil este Día de Acción de Gracias, por lo cual el juez del Condado de Cameron, Eddie Treviño Jr., ofreció una conferencia de prensa el lunes para recordarles a todos lo que está en juego y pedir a la ciudadanía que se adhiera a las precauciones de seguridad del COVID-19 si insisten en reunirse.

El número total de casos del condado desde el 13 de noviembre aumentó en 612, de 24 mil 895 a 25 mil 507 al 20 de noviembre. Once residentes más murieron durante ese período, lo que eleva el total a mil 110 muertes relacionadas con el virus. El número de nuevos casos ha aumentado, de 45 a 50 casos por día durante las últimas semanas hasta los 70 y 80 más recientemente y 111 el 20 de noviembre, dijo Treviño. Todavía está en el rango manejable, al menos por el momento, dijo.

“Ciertamente no es genial, pero ciertamente no es terrible”, dijo Treviño.

El condado levantó su toque de queda de emergencia el 13 de noviembre, aunque el juez dijo que se volverá a imponer de inmediato si el número de nuevos contagios aumenta demasiado. Los bares y restaurantes permanecen abiertos con restricciones.

“En el Condado de Webb … ya cerraron bares y redujeron la ocupación comercial debido a las hospitalizaciones y el recuento de casos”, señaló Treviño. “Todavía no hemos llegado, pero podríamos estar”.

Que el Condado de Cameron vuelva a tener toque de queda depende de que todos hagan su parte para contener la propagación del virus, dijo él.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades recomiendan a las familias que se salten el Día de Acción de Gracias este año para no propagar el virus. Para las familias que insisten en reunirse con otros miembros fuera de sus propios hogares, dijo Treviño, es importante recordar no besar las mejillas, mantener el distanciamiento social y usar cubrebocas.

El gran evento se disfruta mejor al aire libre para ayudar a evitar enfermar a familiares y amigos y convertir el Día de Acción de Gracias en un evento de difusión, declaró.

“Si va a ir a la casa de alguien para el Día de Acción de Gracias, déjelo en 10 personas o menos”, especificó Treviño. “Use sus cubrebocas en todo momento sobre la nariz. Usarlo debajo de la nariz es como no usarlo en absoluto”.

Treviño señaló que el virus puede ser transmitido por personas que no presentan síntomas. Lávese las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Mantenga el desinfectante de manos a mano y úselo. Traiga alimentos ya preparados. Los miembros de la familia deben traer sus propias tazas, platos y utensilios. Use recipientes de condimentos individuales. Manténgase fuera de la cocina si no participa en la preparación de alimentos.

“Tenga una conversación con anticipación para establecer sus expectativas”, dijo Treviño.

Treviño reconoció que el 2020 ha sido un año de sacrificio para todos — y tragedia para muchos — pero dijo que es necesario seguir sacrificándose para superar la pandemia. La distribución de una vacuna al público en general está a meses de distancia, en el mejor de los casos, dijo Treviño.

“Dígale a sus parientes que viven fuera del área, que no regresen a casa ahora”, acotó. “Queremos que todos puedan celebrar de la manera correcta el próximo año”.