Dos políticos del Valle del Río Grande se han unido a los funcionarios y educadores de todo el estado para pedir la cancelación de las evaluaciones STAAR para el año escolar 2020-21.
El miembro de la Junta Estatal de Educación Rubén Cortez, demócrata de Brownsville, y el representante estatal Terry Canales, demócrata de Edinburg, enviaron cartas al gobernador Greg Abbott esta semana solicitando que se anulen las pruebas.

La carta de Cortez, publicada el 11 de noviembre, también solicitaba al gobernador que cancelara las evaluaciones del Sistema de de Texas para Evaluar el Dominio del Idioma Inglés (TELPAS) y del Sistema de Apoyo y Evaluación de Maestros de Texas (T-TESS).

“Si bien nuestros sobresalientes educadores se enfocan en brindar innovador contenido educativo y trabajar hacia un regreso seguro y saludable a las aulas una vez que mejoren las condiciones, también debemos reducir las cargas y el estrés que colocamos sobre los estudiantes y los educadores”, se lee. “La forma más inmediata en que podemos hacer esto es eliminando las pruebas de alto riesgo”.

Al respecto, llamó como decisión correcta, cancelar las pruebas STAAR en la primavera, Cortez citó el precio que la pandemia ha cobrado en el Valle y que las evaluaciones precisas probablemente no serían posibles.

“ Sabemos que cualquier resultado de prueba obtenido en las condiciones actuales será de validez cuestionable”, escribió. “Las decisiones como la promoción y graduación de los estudiantes, las calificaciones de responsabilidad escolar y las evaluaciones de los educadores no deben basarse en datos de pruebas cuestionables”.

Canales se hizo eco de ese sentimiento en su carta, enviada el 13 de noviembre.

“ Como saben, las posibles consecuencias asociadas a los resultados de STAAR son graves”, escribió. “El sistema de responsabilidad escolar incluye intervenciones y sanciones en los distritos escolares basadas en datos que este año, sin la menor duda, serán cuestionables y poco fiables”.

Canales describió que el aprendizaje virtual es difícil para muchos e imposible para otros, una carga que cree que agrega más razones para cancelar las pruebas.

“ Esta pandemia no ha sido equitativa; ha impactado de manera desproporcionada a algunas comunidades más que a otras”, escribió. “Si bien los estudiantes, maestros y administradores continúan lidiando con los muchos desafíos que enfrentan este año, tienen el estrés adicional e innecesario de administrar las evaluaciones STAAR”.

Canales también apeló a Abbott para cancelar las pruebas por motivos económicos.