A partir del lunes después del Día de Acción de Gracias, todos los campus del Distrito Escolar Independiente de Brownsville estarán abiertos para el aprendizaje en persona de cualquier estudiante cuya familia solicite esa opción.

La reapertura tan demorada representa el objetivo por el que BISD ha estado trabajando desde que llegó la pandemia de coronavirus durante las vacaciones de primavera el año pasado, forzando al distrito a cerrar los campus y pasar exclusivamente al aprendizaje a distancia. Muchos esperaban que el encierro terminara tan pronto como terminara la escuela para el verano.

En cambio, la escuela de verano se inició en línea, las clases de otoño comenzaron a través del aprendizaje a distancia y la Agencia de Educación de Texas otorgó al BISD una serie de tres exenciones de cuatro semanas para continuar el aprendizaje en línea sin clases presenciales. La exención final vence el 20 de noviembre, el último día antes de las vacaciones de Acción de Gracias.

Mientras tanto, BISD ha abierto sus campus a los estudiantes que carecen de un dispositivo electrónico o conectividad a Internet, lo que les permite ingresar al campus para el WiFi o acceder a un dispositivo. Un puñado de estudiantes ha estado estudiando de esa manera desde el 23 de septiembre, cuando BISD comenzó a abrir los campus gradualmente. El proceso cierra el círculo el 30 de noviembre.

Se les pide a todos los maestros y al personal de apoyo que se presenten a los campus el lunes para darles una semana para prepararse para dar la bienvenida a los estudiantes una vez más, aunque en condiciones diferentes a las de cuando se fueron en la primavera pasada.

En la preparatoria de Pace Early College, el director Joel M. Wood espera con ansias el cambio. Pace, al igual que otros campus, ha tenido algunos maestros enseñando desde sus aulas y ha obtenido su asignación de equipo de protección personal, o (PPE, por sus siglas en inglés), para hacer la transición de la manera más segura posible. Pace tiene tres quioscos para el control de temperatura además de termómetros de mano, mucho desinfectante de manos, montones y montones de cubrebocas y suficientes suministros de saneamiento para desinfectar las aulas y áreas comunes con la frecuencia suficiente para mantener a raya el COVID-19, dijo Wood.

Pace y otras escuelas están llevando a cabo encuestas en sus sitios web para determinar cuántos estudiantes realmente ingresarán. Pace tiene una matrícula de 2,063, pero solo la mitad vendría al mismo tiempo gracias a la programación híbrida. Los pisos han sido marcados con flechas direccionales y otra señalización ayudará a reforzar el distanciamiento social. “Todo se trata de seguridad”, dijo Wood, y agregó que los números de la encuesta indicarán cuántas bandejas de almuerzo deberán prepararse y cuántos pasajeros de autobús debe planificar el departamento de transporte, entre otras consideraciones logísticas.

“Estoy deseando ver brillantes y relucientes sus rostros, aunque no puedes con los cubrebocas”, dijo. “Será bueno volver a ver a los niños en el edificio”. Wood está en su primer año como director de Pace después de venir de la Escuela Intermedia Vela.

En todo el distrito, “sentimos que nos hemos estado preparando para este día desde la primavera pasada”, dijo el superintendente René Gutiérrez.

 

glong@brownsvilleherald.com