Un medicamento destinado a ayudar a las personas que contrajeron COVID-19 a evitar la hospitalización se distribuirá en todo el Valle y en todo Texas la próxima semana, según funcionarios estatales.

El viernes, la oficina del gobernador Greg Abbott anunció que la terapia con anticuerpos monoclonales conocida como bamlanivimab se enviará a los hospitales de cuidados intensivos de Texas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos, (FDA por sus siglas en inglés) define los anticuerpos monoclonales como “moléculas producidas en laboratorio diseñadas para servir como anticuerpos sustitutos que pueden restaurar, mejorar o imitar el ataque del sistema inmunológico a las células”.

“Este primer envío será de 214 dosis, una dosis por persona, 214 al centro de servicios de trauma de Cameron, Hidalgo, Starr y Willacy”, dijo Chris Van Deusen, director de relaciones con los medios del Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas.

El comunicado de prensa de la oficina del gobernador decía: “Bamlanivimab es para uso ambulatorio en personas que han dado positivo por COVID-19 y tienen un mayor riesgo de enfermedad grave. Se ha demostrado que previene las hospitalizaciones en algunos pacientes cuando se usa antes de que se enfermen gravemente”.

No todo el mundo puede recibir el tratamiento, que se priorizará para las personas con el virus que pueden tener múltiples factores de riesgo.

“Alguien que es anciano o tiene diabetes, enfermedad cardíaca, problemas pulmonares, problemas respiratorios, algunos de los otros problemas que pueden llevar a complicaciones realmente graves”, señaló Van Deusen.

Bamlanivimab no está autorizado para su uso en pacientes con COVID-19 que están hospitalizados, requieren oxigenoterapia o necesitan un aumento en su tasa de flujo de oxígeno inicial.

Se anticipan más envíos después de la próxima semana.

“Este es solo el primero. Esperamos recibir más envíos cada semana”, dijo Van Deusen.

Los funcionarios estatales determinarán la cantidad de dosis que se enviarán a cada parte del estado en función de tres criterios, “nuevos casos confirmados de COVID-19 en la comunidad, nuevos ingresos de COVID-19 confirmados por laboratorio en hospitales y total confirmado por laboratorio, pacientes con COVID-19 en hospitales”, indicó la oficina del gobernador.