Los comisionados de la ciudad de Brownsville aprobaron por unanimidad una auditoría de la Junta de Servicios Públicos de Brownsville, propiedad de la ciudad, con respecto a un acuerdo de proyecto de planta de energía con la compañía de energía Tenaska con sede en Nebraska que se anunció en 2013 pero finalmente fracasó en el intento.

La auditoría, que será realizada por el auditor de la ciudad Patrick Zacchini y supervisada por un comité de auditoría de tres miembros designado por el alcalde Trey Méndez, analizará qué pasó con las decenas de millones de dólares generados por los aumentos de tarifas impuestos por BPUB para pagar la participación de la empresa de servicios públicos de la estación de generación Tenaska Brownsville planificada de 500 millones de dólares.

Méndez, quien como alcalde se desempeña como miembro de oficio de la junta de BPUB, dijo que de más de 100 millones de dólares generados por aumentos de tarifas incrementales del 35 por ciento durante cinco años, aproximadamente $29 millones se contabilizan. La junta votó hace un año para apartar todo el dinero restante, señaló.

“Dejamos eso a un lado y lo pusimos en una cuenta separada, para que no sea tocado hasta que averigüemos cuál es la mejor manera de usarlo y qué hacer exactamente con él”, dijo Méndez.

Según el acuerdo de la planta de energía, que entró en vigencia en octubre de 2014, Tenaska debía construir una instalación de generación de gas natural de 800 megavatios en 200 acres en FM 511 y Old Alice Road a cambio de una reducción de impuestos de 10 años de Condado Cameron. BPUB, propiedad de la ciudad, se comprometió a un acuerdo de desarrollo y compra con Tenaska que le daba derecho a la empresa de servicios públicos a 200 megavatios de capacidad de generación a cambio de que BPUB compartiera los costos de construcción.

Según los términos del acuerdo, no se exigió a Tenaska que siguiera adelante con la construcción hasta que asegurara los compromisos de compra de los 800 megavatios, lo que nunca sucedió. En noviembre de 2016, Tenaska le pidió al condado que rescindiera el acuerdo de reducción de impuestos. En una carta dirigida al entonces juez del condado Peter Sepúlveda Jr., el vicepresidente de desarrollo estratégico y adquisiciones de Tenaska, Robert Ramaekers, escribió que la estructura del mercado eléctrico de Texas “hacía extremadamente difícil financiar y construir una nueva generación de electricidad de carga base en el estado .

Específicamente, el mercado no pudo adaptarse al enorme crecimiento de la energía renovable (eólica y solar) y al mismo tiempo respaldar nuevas plantas de energía de gas, escribió. La ciudad declaró oficialmente muerto el proyecto Tenaska a principios del año pasado, dijo Méndez.

“Necesitamos saber qué sucedió aquí y cómo se gastó este dinero, porque está viendo una gran cantidad de dinero que se recaudó en el transcurso de … el tiempo en que se aprobó el año pasado cuando se terminó formalmente”, agregó.

El voto de la comisión para aprobar la auditoría y autorizar al administrador de la ciudad Noel Bernal a proporcionar los recursos necesarios ocurrió durante una reunión especial del 27 de octubre, celebrada virtualmente, y fue un seguimiento de una autorización inicial para la supervisión de BPUB aprobada por los comisionados el 5 de mayo. Bernal dijo durante la reunión del 27 de octubre que la solicitud para que el personal de la ciudad buscara información de BPUB originalmente provino del comisionado de la ciudad del Distrito 4, Ben Neece, y que BPUB posteriormente proporcionó información de forma voluntaria.

Neece dijo que hay muchas preguntas sin respuesta sobre el acuerdo de Tenaska.

“Creo que la comisión le debe al público averiguar todo lo que podamos sobre lo que salió mal con este proyecto”, dijo.

El comisionado municipal “A” John Cowen Jr., miembro del comité de auditoría, señaló durante la discusión de la comisión del 27 de octubre que el papel anterior de Zacchini antes de llegar a Brownsville era el de auditor de una empresa de servicios públicos.

“Creo que aporta suficiente experiencia en esta auditoría”, dijo Cowen. “En mi opinión, creo que merece la pena analizar este tema. Se gastaron $30 millones en un proyecto que no sucedió, y otros $30 millones que se recaudaron a los contribuyentes que no se han gastado. Creo que es nuestro deber investigar esto y asegurarnos de que todo sea legítimo al final del día”.

El portavoz de BPUB, Ryan Greenfeld, dijo que la gerente de auditoría interna de la empresa, Melida Pinales, y el gerente general y director ejecutivo de BPUB, John Bruciak, se reunirán con Bernal y Zacchini el 12 de noviembre para discutir la auditoría. La empresa de servicios públicos dijo en un comunicado que “BPUB trabajará en estrecha colaboración con el auditor de la ciudad y proporcionará cualquier información solicitada por la ciudad sobre el Proyecto de Generación Tenaska. Como empresa de servicios públicos de propiedad municipal, BPUB espera cooperar con la ciudad en esto”.

Greenfeld también señaló un programa que BPUB implementó en abril de 2016 para reducir las facturas de los clientes durante los picos de tarifas y dijo que el programa, que utiliza dinero de los aumentos de tarifas de Tenaska, ha continuado sin interrupciones.

Méndez dijo que si hubiera estado en una posición de liderazgo municipal en 2013, probablemente se habría mostrado escéptico del acuerdo de Tenaska, que fue aprobado por la comisión de la ciudad en ese momento, y señaló que las tarifas de servicios públicos de BPUB nunca se redujeron a pesar de que la electricidad El proyecto de la planta fue terminado.

“Siempre he estado a favor de reducir las tasas, pero se necesitará el voto de la mayoría de la comisión para hacerlo”, dijo. “No sé si esa mayoría existe en este momento. “También hay muchos otros problemas con los que tenemos que lidiar si queremos reducir esas tasas. Soy partidario de reducirlos gradualmente, no solo de un día para otro “.

El hecho de que el costo de generar electricidad haya aumentado puede obstaculizar una reducción significativa de las tarifas, dijo Méndez.

“Abre una gran cantidad de problemas en cuanto a ingresos, porque la ciudad recibe una cierta porción de los ingresos de PUB que regresa a la ciudad”, dijo.

Mientras tanto, la ciudad está interesada en descubrir cualquier “inconsistencia o actividad ilegal” potencial que involucre el acuerdo de Tenaska y que justifique una mayor investigación, dijo Méndez. El siguiente paso será averiguar qué hacer con los $ 29 millones restantes, expresó. Podría usarse para ayudar a expandir la banda ancha bajo la iniciativa actual de la ciudad y / o para actualizar la infraestructura de servicios públicos de BPUB, lo que resultará en un mejor servicio y tarifas más bajas para los clientes, dijo.

“Todo lo que se haga se hará en el mejor interés de Brownsville y en el mejor interés de nuestros ciudadanos”, dijo Méndez.

Parte del dinero generado por los aumentos de tarifas se destinó a la adquisición de derechos de paso, lo cual no es algo malo si la ciudad alguna vez quiere crear su propia empresa de gas, por ejemplo, dijo. Sin embargo, parte de ella se destinó a consultores y abogados “y otras cosas que realmente no generan ningún retorno”, dijo Méndez.

“La conclusión es ¿a dónde se fue ese dinero? La gente necesita saber a dónde se fue, especialmente considerando la cantidad de dinero que ingresó a lo largo de los años y sabiendo que no queda mucho”, dijo. “Creo que en el transcurso de los próximos meses vamos a encontrar mucha información sobre el proyecto, y tal vez algunas cosas que nos sorprenderá saber”.

sclark@brownsvilleherald.com