Investigan a policía de Cancún por disparos durante protesta

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Las autoridades investigaban el martes la actuación de la policía de Cancún, una conocida localidad turística del sureste mexicano, que dispersó con disparos una manifestación de feministas que protestaba por el asesinato de una mujer. El resultado fue un número indeterminado de lesionados, entre ellos dos periodistas heridos de bala.

Tanto el gobernador del estado de Quintana Roo, Carlos Joaquín, como la alcaldesa de Cancún, Mara Lezama, condenaron los actos violentos ocurridos el lunes por la noche.

Joaquín aseguró que la orden de dispersar a tiros la protesta la dio el director de la policía local Eduardo Santamaría, quien el martes fue separado del cargo. Sin embargo, Lezama indicó a Radio Fórmula que el Ayuntamiento no tiene bajo su responsabilidad operativa a elementos policiales.

La seguridad en Cancún está bajo la coordinación y mando único del estado desde el 7 de junio de 2019 y su responsable es el secretario de Seguridad Pública estatal, Alberto Capella.

El presidente Andrés Manuel López Obrador exigió al gobernador que aclare quién dio la orden de disparar contra los manifestantes, en su mayoría mujeres, que protestaban por un nuevo femicidio ocurrido en la ciudad.

“Se debe de actuar sin contemplaciones… No se debe utilizar la fuerza, utilizar armas, disparar, eso tiene que ver con actitudes autoritarias que no se acomodan a los nuevos tiempos”, agregó el mandatario.

Capella reconoció a Radio Fórmula que el jefe de la policía de Cancún está bajo su mando pero subrayó que Santamaría “violó una instrucción” del gobernador, quien había dicho que se debía evitar toda confrontación. Según indicó, hubo protestas en ocho localidades de Quintana Roo pero los sucesos violentos ocurrieron sólo en Cancún.

El gobernador dijo en sus redes sociales que había ordenado a Capella que “no hubiera ningún tipo de violencia o agresión en contra de los manifestantes” y garantizó que si esa orden no se transmitió a la policía de Cancún, él actuaría en consecuencia.

El mando policial calificó de “estupidez” la actuación de los seis agentes que tomaron las armas cuando algunos manifestantes intentaron entrar al Ayuntamiento y agregó que cada quien pagará por sus actos “de manera individual”.

La marcha del lunes fue convocada después de que la fiscalía anunció el hallazgo en Cancún del cadáver de una mujer de 20 años que había sido reportada como desaparecida unos días antes.

La oficina de Derechos Humanos de la ONU condenó “el uso excesivo de la fuerza, incluido el uso de armas de fuego” en una manifestación que exigía justicia por el asesinato de la joven y denunció los abusos policiales contra reporteros y observadores de derechos humanos.

Un video publicado por la Red de Periodistas de Quintana Roo mostró a unos 100 manifestantes en el Ayuntamiento el lunes por la noche, algunos de los cuales estaban derribando una barrera en la entrada. En el video se escuchan los disparos mientras la gente corre.

Después de la balacera, medios locales reportaron que agentes de la Guardia Nacional se apostaron alrededor del Ayuntamiento.

El Comité para la Protección de los Periodistas, una organización no gubernamental con sede en Nueva York, exigió garantías para que la prensa trabaje con seguridad en Cancún y pidió “una investigación creíble y exhaustiva en las agresiones contra manifestantes y reporteros”.

Aproximadamente una docena de mujeres han sido asesinadas en el estado de Quintana Roo en lo que va del año. El gobernador se había reunido con grupos de mujeres horas antes de los eventos violentos del lunes para garantizar que se haría justicia en el último femicidio.

The AP is one of the largest and most trusted sources of independent newsgathering. AP is neither privately owned nor government-funded; instead, as a not-for-profit news cooperative owned by its American newspaper and broadcast members, it can maintain its single-minded focus on newsgathering and its commitment to the highest standards of objective, accurate journalism.