EL PASO, Texas (AP) —Cinco remolques de la Administración Federal de Manejo de Emergencias fueron traídos a El Paso para ayudar a acomodar el aumento de muertes por COVID-19 en la ciudad fronteriza, dijeron las autoridades el jueves.

Tres de los tráilers se colocaron en la oficina del médico forense del condado de El Paso, mientras que dos estaban en reserva, dijo Jorge Rodríguez, coordinador de manejo de emergencias de la ciudad.

También se le ha pedido a la Comisión de Servicios Funerarios de Texas que envíe representantes para hacer una evaluación de las necesidades de las funerarias y depósitos de cadáveres del área, dijo.

El jueves se informaron veintidós muertes más por COVID-19 en el Condado de El Paso, lo que elevó el número de muertos del condado por la pandemia de ocho meses a 639.

Mientras tanto, el jueves se reportaron mil 920 nuevos casos del coronavirus que causa la enfermedad en el condado, un aumento significativo de los mil 537 nuevos casos reportados el miércoles, dijo el alcalde Dee Margo. Margo también retrocedió la cifra de 3 mil 100 casos nuevos que informó el miércoles, culpando del error a “un volcado de datos de varios días”.

Los clientes de los restaurantes de El Paso están eludiendo una orden que cierra las cocinas a las 9 p.m. al irse y reunirse nuevamente en hogares y otros lugares, alimentando una ola reciente de casos de COVID-19 en la ciudad fronteriza y frustrando los propósitos del toque de queda para dispersar las reuniones en restaurantes, dijo Margo.

Eso refleja la experiencia en el Valle Bajo del Río Grande que ocurrió antes en la pandemia durante aproximadamente dos meses y medio, dijo Margo.

“Es imperativo que dejemos de hacer esto”, dijo.

Dijo que otros factores de la propagación se han visto favorecidos por las personas que compran en grupo en tiendas minoristas abarrotadas y por las actividades al otro lado de la frontera en Ciudad Juárez, México.

“Tenemos que entender que nuestro comportamiento, nuestras acciones, son los que reducirán la propagación. No pondrán fin a la pandemia de este virus, pero reducirán la propagación”, dijo Margo.

Las hospitalizaciones por COVID-19 en el condado totalizaron 1.003 el jueves, 38 menos que el día anterior, y 292 de ellas estaban en cuidados intensivos, 19 menos que el día anterior. “Pero todavía no es bueno”, dijo Margo en una sesión informativa por la tarde.

El aumento del coronavirus en el área de El Paso ha formado una parte importante de la tendencia estatal de COVID-19. Los funcionarios de salud estatales informaron 8 mil 332 nuevos casos el jueves, frente a los 9 mil 048 del miércoles, pero por lo demás más alto que cualquier cifra desde el 11 de agosto, lo que eleva el total del brote a 934 mil 994. De ellos, se estima que 116 mil 225 casos estaban activos, la mayor cantidad desde el 23 de agosto, con 5 mil 954 casos de COVID-19 que requirieron hospitalización, la mayor cantidad desde el 19 de agosto.

Es probable que el número real de infecciones sea mayor porque muchas personas no se han hecho la prueba y los estudios sugieren que las personas pueden infectarse y no sentirse enfermas.

Mientras tanto, 133 personas más murieron a causa del COVID-19, informó el jueves el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas, lo que elevó el número de muertos por pandemia del estado a 18 mil 453.

Para la mayoría de las personas, el coronavirus causa síntomas leves o moderados, como fiebre y tos que desaparecen en dos o tres semanas. Para algunos, especialmente los adultos mayores y las personas con problemas de salud existentes, puede causar una enfermedad más grave, incluida la neumonía y la muerte