Brownsville Chef Celia Galindo, of Gourmet Central by Cel, explains the history and seven levels of a Mexican Day of the Dead Altar a tradition kept during the celebration of D’a de los Muertos Miguel Roberts/The Brownsville Herald

Fotografías, mole, papel picado de colores y, a veces, tequila, son parte del Altar de Muertos, que celebra la vida de aquellos que fueron amados y fallecieron.

“El altar original tiene que tener siete niveles, porque son siete niveles para llegar al cielo. La mayoría de las veces hay un arco de flor de cempasúchil, pero quieres que sea de color naranja porque representa la entrada al cielo”, dijo la chef Celia Galindo.

Miguel Roberts/El Nuevo Heraldo

Galindo indicó que en el primer nivel hay una cruz que está hecha con diferentes materiales como harina y semillas. En este sentido, explicó que la cruz representa a los muertos quienes están en el cielo.

Los altares tienen siempre que incluir comida, porque a los muertos les gusta oler su comida favorita antes de volver al cielo y esperar un año más para volver.

“Estos son los importantes porque dicen que los muertos entran y dicen ‘veamos si me recuerdan como era’,” dijo Galindo, refiriéndose a la comida en el altar.

“Siempre tiene que haber fruta y pan de muerto. La fruta dicen que es porque vienen los muertos y prueban la fruta … pero no vienen y la muerden, lo que hacen es agarrarla, oler el aroma de todo lo que hay y ese aroma durará todo el año.”

Galindo señaló que la tradición es que después del Día de Muertos y Día de Santos, vienes y pruebes la comida que dejaste en el altar y no sabrá a nada porque los muertos ya se la llevaron.

“Lo primero que probarán los muertos es el agua, porque tardan de tres a cuatro días en bajar del cielo para venir a ver el altar y tiene que ser el primero y el dos de noviembre porque es el único momento durante el año que los cielos se abrirán y dejarán que nuestros muertos vengan a visitarnos”, dijo.

“Siempre tenemos que tener la botella de alcohol porque siempre va a por ellas, así que nunca se sabe lo que puede ser, puede ser Presidente, Mezcal y Tequila. Y en la comida siempre se ve el arroz, el mole, el chile en nogada y los taquitos, todos los antojitos”.

Una parte importante del Día de Muertos es el pan de muertos, el cual según Galindo ha sido cambiado por generaciones diferentes y dependiendo del área en México habrá varios tipos diferentes.

“Con el paso de los años, distintas generaciones empezaron a hacer su representación del pan y la punta es la cabeza, los lados son los huesos y el círculo es el cuerpo”, ilustró.

nreyna@brownsvilleherald.com