Celebran en McAllen los muros de Trump

MCALLEN, Texas—En la recta final de la campaña presidencial de Estados Unidos, la Administración de Donald Trump trajo a McAllen una de sus banderas electorales y políticas: el muro con México.

Chad Wolf, Secretario interino de Seguridad Nacional (DHS) estadounidense, encabezó la ceremonia de celebración de la construcción de 400 millas (644 kilómetros) del nuevo sistema de muro fronterizo.

Sin embargo, la mayor parte del muro se alzó en tramos que ya tenían barreras, y el Gobierno de Trump sólo las reforzó y aumentó su altura.

A 10 kilómetros de la zona urbana de McAllen, junto al Río Bravo y kilométricas paredes de hormigón que bordean la frontera con Reynosa, Wolf encabezó el festejo con funcionarios de su Departamento y de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

En el Valle del Río Grande, que abarca a McAllen, las autoridades agregaron apenas 11 kilómetros, avanzando en forma intermitente, a pesar de que la región es la más utilizada para cruces no autorizados.

La lentitud para avanzar se debe a la resistencia de propietarios que no quieren perder su acceso al río y también porque las cuadrillas de construcción afectan refugios nacionales de vida silvestre.

De hecho, el jueves el evento se realizó con protestas alrededor del evento.

Funcionarios del Departamento han anunciado en diversos actos políticos operaciones antiinmigrantes en Estados que se consideran en disputa por Trump y su rival demócrata, Joe Biden.

Las encuestas revelan una contienda reñida en Texas, que no ha votado por un demócrata a la Presidencia desde 1976.

Los funcionarios repitieron el jueves ataques de Trump durante el evento.

Wolf, por ejemplo, criticó a la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, a los jueces que han fallado contra el muro y lo que describió como las “mentiras descaradas de la prensa”.

Mark Morgan, comisionado interino de CBP, denunció que bloquearon su cuenta de Twitter por apoyar el muro y dijo, sin aportar pruebas, que la derogación de los programas de inmigración de Trump provocaría una “invasión” de inmigrantes.