Balance del Censo 2020 deja pobres resultados para los condados

La mayor parte de la región no ha superado los datos de 2010

HARLINGEN — El censo 2020 está terminado, pero no del todo desempolvado.
Los datos recopilados durante el conteo de población de cada década están siendo compilados, analizados y auditados por la Oficina del Censo de EEUU.

Por ley, la oficina tiene hasta el 31 de diciembre para entregar el recuento final, aunque se ha hablado en el Congreso de extender el plazo hasta el 30 de abril debido a una interrupción relacionada con el coronavirus.

En Texas la tasa de respuesta automática — los datos considerados más confiables — fue del 62,8 por ciento en este censo, la cual fue menor que la tasa de respuesta personal del 64,4 por ciento registrada en el Censo de 2010.

“Sí, no alcanzamos nuestra tasa de respuesta de 2010”, señaló el lunes Lila Valencia, demógrafa senior del Centro Demográfico de Texas, en un seminario web en línea. “Nuestra tasa de respuesta de 2010 fue del 64,4 por ciento, pero se suponía que este censo era el más fácil de la historia”.

“Íbamos a poder responder en línea por primera vez, por correo, por teléfono, y teníamos tantos planes que realmente iban a hacer que responder al Censo de 2020 fuera mucho más fácil que nunca”, añadió ella. “Y, por supuesto, muchas cosas cambiaron después de la pandemia de COVID-19”.

En el Valle del Río Grande, solo el Condado de Starr mejoró su tasa de auto-respuesta en el Censo de 2020 en comparación con 2010. Starr registró una tasa de respuesta propia esta vez alrededor del 48,9 por ciento, en comparación con el 45,5 por ciento hace una década.
En el Condado de Cameron, la tasa de respuesta personal fue del 52,4 por ciento para el censo 2020, frente al 56,4 por ciento del censo anterior.

En el Condado de Willacy, esta vez la tasa de respuesta personal fue alrededor del 42,8 por ciento, en comparación con el 50,6 por ciento del último censo. El Condado de Hidalgo registró una tasa de respuesta propia del 54,5 por ciento esta vez, por debajo del 55,9 por ciento del censo anterior.

Entre las ciudades más grandes del Valle, Brownsville tuvo una tasa de respuesta propia del 59,7 por ciento para el Censo 2020, por debajo del 66,3 por ciento del censo anterior.
Harlingen estaba en el 55,5 por ciento esta vez, en comparación con el 62,3 por ciento en 2010, y McAllen registró una tasa del 61,5 por ciento este año, frente al 65,6 por ciento en 2010.

El Condado de Edwards tuvo la tasa de respuesta personal más baja del estado con un 18,6 por ciento. Condado Loving fue el 19,2 por ciento y el Condado Real fue el 20,2 por ciento.
En el sur de Texas, las tasas de auto-respuesta más bajas fueron para el Condado de Kenedy con 24.2 por ciento y el Condado de Zapata con 25.0 por ciento.

La tasa de respuesta total para Texas, la cual combina la auto-respuesta con los esfuerzos de seguimiento de no respuesta, fue del 99,9 por ciento, que coincide con el resto del país excepto en el estado de Luisiana.

El estado de Bayou tal vez debería tener un margen de simpatía pero no alcanzar ese número debido a la serie de huracanes que azotaron las zonas costeras. Aún así, Luisiana obtuvo un 99 por ciento.

rkelley@valleystar.com