CIUDAD DE MÉXICO — El Gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, exigió ante el Presidente Andrés Manuel López Obrador equidad en el reparto del agua en la frontera norte, para no afectar a productores e industrias de esa región.

En un acto en Nuevo Ladero, advirtió que si bien México llegó a un acuerdo con EEUU para pagar el agua que adeudaba, relacionado con el Tratado de 1944, esto puede generar un problema en el distrito de riego del bajo Río Bravo (025), del cual dependen más de 70 mil familias.

“Ahora de nueva cuenta estamos entrando a una situación compleja, ahora estamos de nueva cuenta en riesgo, pero ahora de no recibir agua ni siquiera para medio riego para este sistema de riego 025, toda el área de Matamoros, Valle Hermoso y Río Bravo”, aseveró.

“(Es una de) las áreas más productivas del País. Esto puede tener un impacto serio no solamente en los cultivos, en los agricultores, sino también en algunas otras industrias que dependen del sorgo; esto va mermar seriamente y puede afectar a los productores de huevo, a los productores de carne, a los productores de otro tipo de empresas”.

Al participar en un evento de entrega de obras de infraestructura urbana, Cabeza de Vaca indicó que la falta de agua para riego en esa zona de Tamaulipas incluso puede incrementar los precios de la canasta básica.

“Es por eso que ahí pedimos, señor Presidente, su apoyo, su respaldo, mire, es muy difícil para nosotros poder permitir tener un trato inequitativo para nuestro Estado, no es un conflicto entre estados señor Presidente, sino un acuerdo que corresponde resolver a la Federación vía Conagua”, manifestó.

“Es importante que en cumplimiento a la Constitución mexicana se dicten los lineamientos para garantizar el reparto correspondiente a las ciudades y el sector productivo agropecuario, que es el sustento de miles de familias; es la ley que debe definir las bases, apoyos y modalidades para el acceso, así como el uso equitativo y sustentable del agua”.

El Gobernador subrayó que las aguas contenidas en las presas del Río Bravo y sus afluencias son propiedad de la Nación, no son propiedad privada, por lo que enfatizó que deben distribuirse de manera equitativa entre todos.

Sin mencionar nombres, afirmó que hay servidores públicos que pretenden desentenderse de sus obligaciones en la materia y están endosando un problema a los gobernadores, aún cuando éstos no tienen facultades legales ni constitucionales para atender el tema.

“Motivo por el cual se requiere la intervención decidida del Gobierno de México, con ello hasta podríamos resolver un problema que afecta a varios estados. No queremos señor Presidente trasladar un problema social de un Estado a otro, no sería conveniente, no es correcto.

“Simplemente exigimos que se aplique la ley, estableciendo el derecho en la cuenca del Río Bravo, que se pueda reponer el volumen utilizado para el cumplimiento del Tratado de 1944, que el volumen que existe en la cuenca sea distribuido de manera equitativa y legal, resarcir económicamente las pérdidas provocadas por la falta de volumen de agua”, sostuvo.

García Cabeza de Vaca afirmó que, en el caso de Tamaulipas, han sido prudentes y respetuosos con este tema, y han evitado politizarlo a toda costa, a diferencia de funcionarios e inclusive algunos opositores que confunden la prudencia con debilidad.
“No entienden que nosotros lo que estamos haciendo es buscando una salida legal y equitativa para los agricultores de Tamaulipas, y que no quede la menor duda a nadie, vamos a luchar por la legalidad, vamos a luchar por nuestra tierra”, añadió.

“Es por eso, señor Presidente, que pedimos su intervención para poder resolver un conflicto del agua que definitivamente, no solamente el que tenemos hoy en día, y eso se puede hacer a través de las adecuaciones correspondientes. Sobre todo poner orden”.