Cuando entras a “Amor y Pan” no te imaginas todo, hay opciones saludables, con el aroma del pan horneado, las coloridas decoraciones en la parte superior de los quequitos y hasta las tortillas de harina, tal vez pienses que encontraste tu nuevo hogar lejos de casa.

Las galletas Southern Belle, el garabato risible, el pastel de queso de tortuga, un pastelito de fresa y el pastelito de chocolate con dulce de leche se exhiben el jueves en Amor y Pan. La panadería ofrece productos horneados sin azúcar, bajos en carbohidratos y sin gluten con opciones adicionales para aquellos con estilos de vida paleo, veganos o cetogénicos.
Denise Cathey / El Nuevo Heraldo

Karina Saldívar decidió salir de casa y estudiar en la Escuela de Pastelería Francesa en Chicago en 2003, pero no fue hasta este año cuando abrió su forma de vida, la panadería “Amor y Pan” después de varios años de hornear saludables opciones para familiares y amigos quienes necesitaban eso.

Amor y Pan nació después de que el hermano de Karina fuera diagnosticado con lupus. Ella dijo que después de visitar a varios médicos e investigar mucho, que todo se redujo a una cosa: una alimentación saludable.

“Cuando regresé, realmente no veía un mercado en ese momento, así que simplemente lo dejé en un segundo plano, y cuando a mi hermano le diagnosticaron eso, comencé a poner mis conocimientos a prueba y comencé horneando para él; todo lo que yo sabía, pero una versión saludable: sin azúcar, sin granos, sin harina, sin gluten”, dijo con un cubrebocas negro a juego con su chaqueta de chef, su cabello castaño largo descansando sobre sus hombros.

“Tenía que hacer algo bueno porque estamos tan acostumbrados a esa comida que si es lo que llamamos ‘comida dietética’ sabe mal y quería poner mis conocimientos y hacer que funcionara y que supiera que no es comida dietética. A partir de ahí, se convirtió en una especie de bola de nieve y aquí estamos”.

Karina describe su negocio como un mercado y una panadería a un estilo de vida, cuyo enfoque principal es sin azúcar, bajo en carbohidratos y sin gluten. Después de esas tres reglas, hay varias otras opciones para diferentes estilos de vida, como vegano, keto, paleo y, en algunos casos, algunos postres encajan en los tres estilos de vida.

“Estaba haciendo postres para familiares y amigos y vi una necesidad aquí en Brownsville porque todos me llamaban y todos tenían una tía, o una mamá, un tío, con enfermedades cardíacas, diabetes, tengo diabetes temprana y fue entonces cuando me di cuenta de que necesitábamos algo como esto”, dijo.

Entre las cosas que ofrece la tienda se pueden encontrar quequitos, brownies, la firma de la tienda que son sus pasteles de queso y las tortillas de harina sin cereales.