MIAMI (AP) — La recién formada tormenta tropical Zeta se fortaleció gradualmente el domingo en el oeste del Caribe, y los meteorólogos señalaron que probablemente se convertirá en huracán antes de golpear la Península de Yucatán y las costas de Estados Unidos en el Golfo de México en los próximos días.

En la noche, el sistema se ubicaba a unos 420 kilómetros (260 millas) al sureste de la isla de Cozumel, informó el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

La tormenta se mantenía prácticamente estacionaria, aunque los meteorólogos señalaron que posiblemente toque la punta noreste de la Península de Yucatán o el extremo occidental de Cuba la noche del lunes o a primeras horas del martes y luego se acerque a las costas de Estados Unidos el miércoles, pero podría debilitarse para entonces.

Zeta tenía vientos máximos sostenidos de 95 km/h (60 mph). Los meteorólogos anticipan que se convierta en huracán el lunes.

Autoridades en el estado mexicano de Quintana Roo, donde se ubican Cancún y otros populares destinos turísticos, señalaron que siguen de cerca la trayectoria de la tormenta. Reportaron la presencia de casi 60.000 turistas en la entidad a media semana. El gobierno estatal indicó que se alistan 71 albergues para turistas o residentes que puedieran necesitarlos.

El gobierno aún reparte ayuda, incluyendo techos de lámina, a residentes de Yucatán afectados por el huracán Delta y la tormenta tropical Gamma a principios de este mes.

Zeta podría merodear en el oeste del Caribe otro día más, atrapado entre dos fuertes sistemas de alta presión al este y oeste. No puede moverse hacia el norte o sur porque nada se mueve ahí tampoco, dijo el investigador de huracanes Brian McNoldy, de la Universidad de Miami.

“Simplemente tiene que quedarse y esperar un día más o menos”, dijo McNoldy. “Necesita que algo se mueva”.

Cuando una tormenta queda atascada, puede generar fuertes precipitaciones en un solo lugar, lo que provoca inundaciones en tierra. Eso sucedió con Harvey en Houston en 2017, cuando cayeron más de 150 centímetros (60 pulgadas) de lluvia, y en 2019 sobre las Bahamas, con el huracán Dorian de categoría 5, que significó el peor escenario para una tormenta estacionaria, según Phil Klotzbach, investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado.

A pesar de que Zeta se ubicaba el domingo sobre el océano, Jamaica y Honduras registraron fuertes aguaceros debido al tamaño del sistema, y había un aviso de inundación vigente para el sur de Florida, dijo McNoldy.

Pero una vez que Zeta comience a moverse, no se estacionará sobre tierra, dijo Klotzbach.

El Centro Nacional de Huracanes señaló que la tormenta podría dejar entre 10 y 20 centímetros (4 y 8 pulgadas) de lluvia en partes de México y el Caribe, así como en Florida y los Cayos antes de mojar partes de la región central de la costa estadounidense del Golfo de México el miércoles.