Arrestan a mujer que denunció acoso tras publicación en Internet

Cuando Nelda Ortega, de 58 años, ingresó al Departamento de Policía de Mercedes el 16 de abril para presentar cargos de acoso, la policía terminaría arrestándola a ella.
El 24 de abril, la policía de Mercedes arrestó a la durante años residente y la acusó de alterar la evidencia física, alegando que borró las comunicaciones de Facebook Messenger entre ella y el presunto acosador con la intención de dañar la evidencia en la investigación que ella solicitó.

En una entrevista con The Monitor, Ortega alegó que el acoso comenzó después de que ella comentó una publicación de Facebook del candidato a la alcaldía de Mercedes, Israel Coronado. Ella se pronunció sobre los esfuerzos para obtener la declaración jurada de causa probable en su contra, la cual la ciudad de Mercedes reprimió y, al hacerlo, pudo haber violado la Ley de Información Pública de Texas.

Ella también dice que se siente atacada por pelear en la corte después de que la policía de Mercedes le multara en un accidente automovilístico que, según ella, no fue su culpa. La persona que dice que tiene la culpa es un oficial de la policía de Mercedes, que estaba de servicio en el momento del accidente.

El jefe de la policía de Mercedes, Dagoberto “Dago” Chávez, no comenta con The Monitor sobre los arrestos que realiza su agencia, sino que afirma que el periódico necesita presentar solicitudes de información pública para obtener detalles que son de su responsabilidad divulgar. Los esfuerzos de Ortega para obtener información sobre su arresto a través de la Ley de Información Pública de Texas con la ciudad de Mercedes también han resultado ser infructuosos.

En declaraciones que hizo en Facebook el miércoles, Chávez también calificó como de “noticias falsas” a The Monitor, un ataque común de los funcionarios públicos que buscan desacreditar los informes.

Lo que no es falso es el cargo contra Ortega, que no se ha presentado a un gran jurado y todavía está en la oficina del fiscal de distrito del Condado de Hidalgo.

EL CASO

Ortega dice que la persona contra la que presentó cargos comenzó a acosarla el 6 de abril, cuando hizo un comentario en una publicación de Facebook hecha por Coronado, un candidato a la alcaldía de Mercedes.
The Monitor no está identificando a su presunto acosador porque la persona no ha sido acusada.

“Yo estaba en una página donde estaba uno de nuestros candidatos a la alcaldía que se postula para alcalde y él había publicado sobre los límites de mandato y todos los cierres de negocios, y había un negocio en particular que no había cerrado”, dijo Ortega. “Yo tengo algunos vecinos que son viejos y dije que creo que deberían cerrar ese negocio porque esas personas mayores se contagiarán con la pandemia. Eso es todo lo que publiqué en el lugar del candidato a alcalde”.

Ortega dice que la persona tomó una captura de la pantalla de su comentario y la publicó en su cuenta de Facebook diciendo que estaba equivocada. Según Ortega, ella respondió diciendo a cada uno lo suyo.

“A partir de entonces, empezó a golpearme, a enviarme mensajes de correo electrónico y a enviarme mensajes de voz diciendo que yo era una (improperio) y que yo era (improperio) estúpida y ‘tú (improperio)’ y no me extraña que tu hijo se suicidara’’, comenta Ortega.

“Una madre nunca deja el duelo”.

Pronto, dice ella que fue al Departamento de Policía de Mercedes para presentar cargos, pero, según Ortega, un oficial le dijo que debido a que respondió al hombre no podía presentar cargos por acoso.

“El oficial … él dice, ‘Señora, usted va de un lado a otro’, y él dice, ‘Lo que tiene que hacer es decirle que todo contacto no es deseado’”, dijo Ortega. “Y eso es lo que hice y lo hice el 10 de abril. Y, bueno, a partir del 10 de abril de esta manera no se suponía que me contactara y aún lo hizo y no respondí, así que fui al departamento de policía y dije: ‘Aquí está. Quiero presentar cargos por acoso. Ha ido demasiado lejos”.

Ortega presentó los cargos el 16 de abril, según una declaración jurada de causa probable.
Ella proporcionó al periódico capturas de pantalla de Facebook Messenger donde le dice al hombre “Por favor, deje de contactarme” el 10 de abril. Las capturas de pantalla que proporcionó muestran que el hombre continuó contactándola a través de mensajes y mensajes de voz.

Sin embargo, dos días después de la presentación de los cargos, parece que el Departamento de Policía de Mercedes comenzó a investigar a Ortega en lugar de a la persona contra la que presentó los cargos.

“El investigador dijo ‘OK’ y yo comencé a mostrarle los mensajes y le dije: ‘Espera, déjame dejarte escuchar algunos de los mensajes de voz’. Así que sabía que desde antes del 10 de abril, esos mensajes no eran buenos. ¿Por qué? Porque íbamos de un lado a otro para que no pudiera atraparlo por acoso. Así que para el 10 de abril de esta manera es cuando se necesitaba archivar”, dijo Ortega. “Así que el investigador escuchó. Dos días después me llama y me dice: ‘Señora, ¿borró algún mensaje?’ Y yo dije: ‘No señor’, y él dijo: ‘Gracias’. Y me devolvió la llamada dos días después y dice, ‘¿Estás seguro de que no borraste ningún mensaje?’ Y yo dije, ‘No’ “

Ortega creía que el tema de la investigación se refería a mensajes que comenzaron el 10 de abril, cuando ella le dijo al hombre que dejara de contactarla. Ella cree esto porque dice que el oficial le dijo que no podía presentar cargos por acoso si respondía al hombre, según Ortega.

De acuerdo con la declaración jurada de causa probable, el investigador de la policía de Mercedes, José Hernández, habló con el hombre al que Ortega acusó de acosarla y dijo que “mostró evidencia” de que Ortega borró mensajes de Facebook Messenger.

La declaración jurada de causa probable no distingue cuándo se borraron los mensajes, pero el documento dice que recibió múltiples mensajes de Facebook Messenger, mensajes de texto y llamadas telefónicas del hombre después de que ella le dijo que dejara de contactarla.

Y parece que la policía de Mercedes le dijo al hombre que iban a arrestar a Ortega, según una captura de pantalla de una publicación de Facebook que Ortega le proporcionó a The Monitor.

“Para mi amada prima nelda, quien la semana pasada fue a presentar cargos contra mí por acoso, adivina qué caso se cerró porque manipulaste las pruebas, así que no te sorprendas (sic) si te arrestan pronto. Nadie te acosó. Tú mentiste (sic). Borraste todos tus mensajes y mantuviste solo el mío. Como si fuera el único que te contactara. Buen trabajo para los investigadores de Mercedes”, escribió el hombre en la publicación.

Al día siguiente, Ortega dijo que fue al Departamento de Policía de Mercedes en busca de una reunión con Chávez, el jefe, Hernández, el investigador y el administrador de la ciudad para decir que pensaba que la investigación se refería solo a mensajes que comenzaron el 10 de abril, según el consejo que ella dice que le dio un policía de Mercedes.

“Yo estaba yendo a hablar con ellos y decirles: ‘Señor, desde el 10 de abril hasta ahora todo contacto es no deseado ny esto es lo que estoy solicitando’, y ‘Uste le está diciendo a este individuo ¿quién va a ser arrestados? ¿Cómo sabe que me van a arrestar?”, manifestó Ortega. “Tan pronto como salgo de la reunión y salgo del edificio, y estoy hablando con ellos, de repente veo a dos mujeres oficiales que me dicen que hay una orden de arresto”.

Ortega fue trasladada a la Corte Municipal de Weslaco donde fue procesada y llevada al Centro de Detención del Condado de Hidalgo el 24 de abril, donde fue registrada y liberada con una fianza de reconocimiento personal de $ 2,000 ese mismo día.
Después de su arresto, la persona a quien acusó de acosarla publicó su foto policial en Facebook y la llamó prostituta.

BUSCANDO RESPUESTAS

Unos días después de su arresto, el 27 de abril, Ortega imprimió el formulario en línea de solicitud de registros abiertos en PDF de la ciudad de Mercedes, la cual parece ser la única forma en que la ciudad acepta las solicitudes.

Los municipios y agencias gubernamentales de todo el Valle del Río Grande han implementado portales en línea o han proporcionado a los ciudadanos direcciones de correo electrónico para presentar estas solicitudes.

En una carta fechada el 5 de mayo, la secretaria de la ciudad, Joselynn Castillo, respondió: “Tenga en cuenta que el Departamento de Policía de Mercedes no puede proporcionar los documentos solicitados (sic). Se trata de una investigación criminal en curso que se ha remitido a la oficina del fiscal del distrito. Si tiene otras preguntas o inquietudes, su abogado puede comunicarse con ellos en cualquier momento”.

Ortega dijo que nunca recibió una solicitud de opinión de la ciudad de Mercedes al Fiscal General de Texas y que la carta de Castillo no menciona ningún esfuerzo para buscar una opinión de la oficina del Fiscal General.

La Ley de Información Pública de Texas requiere que una agencia gubernamental que desee retener información pública de un solicitante busque la opinión de un fiscal general y envíe una copia de esa solicitud de opinión, que contendría las exenciones que la ciudad busca invocar, al solicitante.

Un municipio no puede decidir unilateralmente retener información pública a un solicitante sin una solicitud de opinión. Una agencia gubernamental puede citar un fallo anterior del fiscal general que le permite retener información pública. Sin embargo, si un municipio hace esto, el solicitante puede volver a presentar, lo que obliga a ese municipio a buscar una opinión de la oficina del fiscal general.

Si la ciudad de Mercedes hubiera solicitado una opinión para retener una declaración jurada de causa probable debido a una investigación en curso, la ciudad probablemente habría perdido, ya que las declaraciones juradas de causa probable generalmente se consideran información pública una vez que el objetivo de uno es arrestado y hace una primera aparición.

The Monitor solicita cientos de estas declaraciones juradas cada año y, por lo general, la única vez que estas declaraciones juradas no se pueden obtener es cuando hay un menor involucrado, lo cual no es el caso aquí.

The Monitor obtuvo una copia de la declaración jurada de causa probable de Ortega el miércoles mediante la presentación de una solicitud de la Ley de Información Pública de Texas ante la Oficina del Sheriff del Condado de Hidalgo, que proporcionó de inmediato a The Monitor una copia de la declaración jurada menos de una hora después de haber realizado la solicitud — según lo requiera la ley.

¿POR QUÉ ELLA?

Durante la entrevista de Ortega con The Monitor, quedó claro que sintió que el Departamento de Policía de Mercedes la atacó desde el principio.

Cuando se le preguntó por qué, ella dijo: “El 3 de noviembre de 2019 tuve un accidente automovilístico con un oficial. Ella me golpeó y en ese momento yo estaba luchando mucho y trabajando en una licencia ocupacional. Así que hubo una multa que no pagué en Houston y por eso me habían suspendido la licencia”.

Según un informe de accidente del Departamento de Transporte de Texas presentado por el Departamento de Policía de Mercedes, el accidente ocurrió el 1 de noviembre de 2019. Ese documento alega que Ortega no cedió el paso al girar a la izquierda y golpeó a la oficial de policía de Mercedes. Ese informe también alega que Ortega dijo que no podía ver muy bien, posiblemente contribuyendo al accidente.

Ortega cuestiona esa narrativa.

“Ella me golpeó. No la golpeé. Cuando me golpeó, el jefe Dago me empujó hacia un lado y me dijo: ‘Bueno, aquí entre tú y yo, voy a tener que darte una multa’ ”, dijo Ortega. “Le dije: ‘¿Por qué?’. Ella me golpeó e incluso me dijo: ‘Lo siento, señora. Estaba en mi teléfono. Estaba en una llamada”.

No está claro de inmediato por qué un ejecutivo de la policía respondería a un accidente automovilístico menor.

Ortega afirma que nadie investigó el accidente ni tomó videos o fotos para documentar el incidente. Ella dice que Chávez apareció en la escena después de que ella y el oficial se detuvieron a un lado de la carretera.

“Y uno de los oficiales, empezó a jugar con la cámara de video en el vehículo y yo lo vi y le dije al jefe y le dije: ‘¿Qué está haciendo?’ Y el jefe dice, está revisando el video”, declaró Ortega.

La mujer dice que Chávez amenazó con arrestarla por conducir sin licencia y que ella protestó por eso. Al final, la policía le escribió una multa.

Bueno, Ortega decidió pelear el caso en la corte y ganó. El fiscal desestimó el caso en interés de la justicia. Ortega entregó a The Monitor una copia de la desestimación.

“Y después de eso fui a la corte y lo peleé y en la corte el fiscal estaba muy molesto porque habían solicitado el video del coche de policía y nunca presentaron nada”, afirmó Ortega.
Al respecto, dijo que publicó sobre su victoria sobre la multa en Facebook.

“Y, efectivamente, me detuvieron y (el oficial) dice que no eres tú quien chocó con el oficial”, dijo Ortega.

Ortega afirma que ha sido detenida tres veces por presuntas infracciones de tránsito menores desde que se desestimó el caso de accidente en su contra, lo cual cree que es una venganza por ganar ese caso.

Ella afirmó que en un caso el oficial simplemente la iba a dejar ir, hasta que ella dice que recibió una llamada telefónica, cambió de opinión y le puso una multa.
No hay evidencia que sugiera que el Departamento de Policía de Mercedes la esté apuntando, pero ella dice que se siente así. Ella también cree que esta es la razón por la que la policía de Mercedes la acusó de alterar pruebas físicas en lugar de acusar al hombre que, según ella, la acosa.

Desde ese accidente automovilístico y lo que ella dice es su consiguiente problema con la policía de Mercedes, Ortega dijo que tiene miedo de hacer mandados.
“Tengo miedo incluso de ir a la tienda pensando que tal vez perderé una luz o me moveré un poco fuera de la carretera y luego me detendrán”, dijo Ortega.
En cuanto a su presunto acosador, ella dice que trató de obtener una orden de restricción de la ciudad de Mercedes después de que comenzó a sentirse suicida debido al presunto acoso.

“Ella dijo que vería lo que podía hacer y volvió a llamar y dice que no puede porque tiene un caso de delito grave pendiente”, dijo Ortega, refiriéndose a un abogado de la ciudad con el que dijo haber hablado.

Además, mencionó que ha vivido en Mercedes durante 57 años y nunca ha tenido un conflicto con las fuerzas de la ley.

“Nunca tuve ningún problema”, dijo Ortega. “Y luego, oh wow, tenemos un nuevo jefe. Quizás lo haga bien, pero Dios mío, él cree que es dueño de Mercedes. Es un tipo que no puede equivocarse. Es su forma o carretera”.

Nota del editor: esta historia se actualizó para aclarar información sobre la multa de tráfico de Ortega.