MATAMOROS — Raúl Sayas revisaba su negocio el miércoles, mientras esperaba el anuncio de las autoridades de Salud en el estado para saber si le permitirían abrir su gimnasio.

Sin embargo, a pesar de la respuesta que obtenga de la dependencia de Salud de Tamaulipas, el daño económico que los propietarios de centros para el acondicionamiento físico han experimentado no va a cambiar de la noche a la mañana.

Sayas, al igual que otros propietarios de gimnasios en Matamoros han permanecido cerrados desde que inició la pandemia.

“Ya llevamos seis meses cerrados y ha sido muy complicado mantenernos”, dijo Sayas. “Fuimos los primeros en dejarnos fuera y ahora somos los últimos en regresar a la actividad”.

El pasado 31 de agosto, el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca, emitió un decreto gubernamental publicado en el Periódico Oficial del Estado, donde extendió la emergencia sanitaria hasta el 31 de octubre a causa del virus Sars-COV2 y estableció la reapertura gradual y responsable en Fase II para 30 municipios que registran avance en recuperación del Covid-19, con medidas que eran aplicables del 31 de agosto al 14 de septiembre.

“Pensamos que íbamos a abrir hace 15 días, pero no se nos permitió en cinco municipios, incluyendo Matamoros”, dijo Sayas.

A los municipios considerados en la Fase II se les permitió la aperturaa de gimnasios hasta en un 25% de su capacidad con protocolos estrictos de desinfección y medidas de protección específicas estipuladas por la autoridad competente.

Los municipios que se mantuvieron en Fase I fueron Matamoros, Reynosa, Valle Hermoso, Nuevo Laredo, Aldama, Altamira, Camargo, Ciudad Madero, El Mante, , Miguel Alemán, Nuevo Morelos, Tampico y Xicoténcatl.

“Los gastos siguen, hay que pagar renta, empleados, dar mantenimiento a los aparatos, y esto es cada vez más dificil”, dijo Sayas, quien señaló que no recibieron ningún apoyo de los gobiernos para sobrevivir a la pandemia.

“Estamos preparados para reabirir, hemos tomado medidas sanitarias para proteger a nuestros clientes, conocemos todos los protocolos, solo esperábamos que nos permitieran trabajar, pero con este anuncio sinceramente no sé si podamos sobrevivir”, dijo Sayas.

Al cierre de edición se esperaba el anuncio por parte de la dependencia de Salud de Tamaulipas, dentro del mapa del Semáforo epidemiológico de México.