¿Estrés? Afecta desde los ojos hasta los dientes

GUADALAJARA, Jalisco — El ritmo de vida, las exigencias diarias y la tensión corporal podrían desgastarle los dientes.

Esta afección conocida como bruxismo es inconsciente y a la larga podría desencadenar problemas dentales, señaló Rubén Bayardo González, odontopediatra y académico del Centro Universitario de Ciencias de la Salud de UdeG.

Detalló que este problema se puede presentar en niños y adultos; en los últimos, puede afectar el estilo de vida, pues de forma involuntaria aprietan fuertemente la mandíbula o rechinan los dientes.

“Esto es (que) la persona durante el día trae un ritmo de trabajo con presiones emocionales.

“Las consecuencias cuando se presenta por muchos años y de forma fuerte, es que cuando rechinan los dientes, (estos) se van desgastando y (si es) apretar los dientes, pueden fracturarse, porque si se producen cargas de hasta 300 kilos por centímetro cuadrado, es algo muy fuerte para la estructura de los dientes”, detalló Bayardo González.

En el marco de la pandemia de coronavirus, especificó, es posible que las personas comiencen a padecer esta enfermedad, que sucede mayormente al dormir.

“Porque la pandemia provocó problemas económicos y además (ha sido) una situación nueva que no sabemos cómo se comporta”, enfatizó.

Otro de los problemas dentales que causa el bruxismo es el desgaste de la encía, que, como los anteriores problemas, se puede solucionar con el uso de una guarda.

“Si hubo un desgaste considerable, entonces la indicación es restituir el tejido dentario que se perdió, ya sea a través de recina, de coronas, de algún aditamento protésico y después se debe colocar una guarda”, expuso.

Manténgalo a raya

Antes de que rechine los dientes, estas son recomendaciones para cuidarlos y prevenir los daños por bruxismo.

  • Mantener una vida sana
    Reducir situaciones de estrés
    Visitar regularmente al dentista para evitar la pérdida prematura de los dientes por el traumatismo constante que se ejerce sobre ellos.
    En promedio, el tratamiento de este padecimiento dura seis meses, según el IMSS.