Una larga fila de autos cruza el estacionamiento el viernes por la mañana en la distribución de alimentos United Against Hunger de United Way del sur del Condado de Cameron, afuera del Centro de Eventos de Brownsville. (Denise Cathey/ The Brownsville Herald)

Desde el 24 de abril, todos los viernes cientos de autos se alinean desde las primeras horas de la mañana para recibir una bolsa de alimentos y productos frescos como parte de United Against Hunger de United Way del sur del Condado de Cameron. A medida que los residentes continúan luchando para llegar a fin de mes, la pandemia de COVID-19 ha tenido un gran costo económico en el país.

“La necesidad sigue creciendo, la semana pasada nuestro primer automóvil estuvo en fila a la medianoche para una distribución a las 8:00 a.m.”, dijo la directora ejecutiva Traci Wickett.

“Es desgarrador que la gente esté experimentando ese nivel de necesidad, pero estamos felices de haber tenido éxito en la obtención de fondos para brindarles ayuda”. Wickett comentó que la buena noticia es que United Way del sur del Condado de Cameron ha asegurado una subvención de $300,000 que anticipan les ayudará a continuar este trabajo hasta fin de año y también recibió $50,000 del fondo Get Shift Done en la Fundación de Comunidades de Texas.

“No tenemos ninguna solicitud de subvención pendiente en este momento”, mencionó Wickett. “Todo lo que hemos presentado ha sido premiado, ahora tenemos que encontrar la próxima fundación que apoye este esfuerzo”.

Wickett dijo que al comienzo de la pandemia, primero hicieron distribuciones de emergencia a través de Brownsville Wellness Coalition y también otorgaron una subvención de emergencia a Good Neighbor, pero era obvio que no iban a poder satisfacer la necesidad a través de esos canales y eso era cuando el Banco de Alimentos RGV se unió a ellos y recomendaron las distribuciones masivas.

Otros socios de este programa incluyen Brownsville Wellness Coalition, Brownsville Community Foundation, Brownsville Foundation for Health and Education, University of Texas School of Public Health, Good Neighbor Settlement House y la ciudad de Brownsville.

En una entrevista anterior con The Herald, Stuart Haniff, CEO del Food Bank RGV, dijo que como resultado de esta crisis ha habido un crecimiento en la demanda de alimentos del 200 por ciento. Agregó que la asociación creada para albergar este evento es una excelente manera de responder de inmediato a la crisis.

“Es crucial para nosotros, especialmente durante esta crisis financiera y de salud del COVID19, hacer que los alimentos lleguen a las manos de las personas que más los necesitan”, dijo. “Somos la organización benéfica más grande del sur de Texas y somos los primeros en responder por alimentos, y así es como se ve el primer respondedor; con nuestras botas en el suelo con una asociación con United Way”.

United Against Hunger continúa distribuyendo 1,600 bolsas de artículos de despensa cada semana, así como productos frescos cuando pueden conseguirlos, además de lo que obtienen para las despensa de emergencia en Good Neighbor Settlement House y

Ozanam Center. También están proporcionando trabajadores de Get Shift Done para Brownsville Wellness Coalition, Good Neighbor Settlement House y Ozanam Center, además del Food Bank of the RGV, Amigos del Valle —meals on wheels— y Salvation Army.

“Seguimos empleando a trabajadores de restaurantes con licencia a $ 10 por hora para ayudar a preparar, empaquetar y distribuir alimentos”, dijo Wickett. “También trabajan en huertos comunitarios para ayudar a cultivar alimentos frescos que complementarán lo que distribuimos”.

Para donar, visite unitedwayrgv. org/donate.

nreyna@brownsvilleherald.com