Ailyn Ríos
Agencia Reforma
CIUDAD DE MÉXICO 16-Sep-2020 .-Alrededor de 65 por ciento de los padres de familia monitorea regularmente las aplicaciones que usan sus hijos para saber con quién hablan y qué dicen, reveló una encuesta de Avast.
Debido al incremento en el tiempo que pasan los niños y adolescentes en internet, los padres de familia han tenido que involucrarse cada vez más en las actividades que sus hijos realizan en línea, dijo Javier Rincón, director de la empresa.

“Una de las cosas que recomendamos (para la supervisión) es que (los padres) se familiaricen con la aplicación, conocer cuáles son los alcances, los permisos, esos controles que tiene adentro, hacia la privacidad, para saber qué se puede hacer y qué no y trabajarlo de forma conjunta (con los menores)”, señaló.

La encuesta arrojó que 48 por ciento de los padres habla con sus hijos sobre fuentes confiables de internet cuando buscan información para tareas escolares.
Un 44 por ciento protege los dispositivos con un programa antivirus, 37 por ciento los mantiene seguros en línea con un software de control parental.
“Un padre debe buscar en un software de protección parental que pueda controlar el tiempo de navegación de forma general o particular, qué aplicaciones tienen o no permiso a acceder.

“Una parte importante es la geolocalización para que sepamos todo el tiempo donde está nuestro hijo”, mencionó.

Datos de Avast señalan que 60 por ciento de los padres indicaron que sus hijos pasan más tiempo en YouTube, 38 jugando en línea en la cuarentena y 29 en contacto con amigos.
Para apoyar a los padres, organizaciones no gubernamentales como Plaza Sésamo han destinado esfuerzos a difundir material audiovisual a través de Facebook, WhatsApp y YouTube para que los niños tengan acceso a contenido adecuado.

“Tenemos una serie que se llama Monstruos en Red, que es parte de los contenidos que hemos facilitado en la región, incluido México.

“En esta serie los personajes aprenden a conectarse, cuidarse y aprovechar el internet”, dijo Brenda Campos, directora de Impacto Social de Sesame Workshop para Latinoamérica.
Para la estrategia de difusión de videos, la ONG recibió financiamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, además de donativos de diversos organismos.