La tormenta tropical Beta avanzaba el domingo hacia las costas de Texas y Luisiana, amenazando con traer más lluvia, vientos y dificultades a una región del país ya asolada por las inundaciones de meteoros previos en lo que ha sido una temporada de huracanes inusualmente intensa este año.

Aunque Beta podría dejar hasta 51 centímetros (20 pulgadas) de lluvia en algunas zonas de Texas y Luisiana en los próximos días, no se prevé que alcance fuerza de huracán, dijo el domingo el Servicio Meteorológico Nacional.

Beta aumento su velocidad de desplazamiento el domingo en la tarde y estaba previsto que tocara tierra el lunes en la noche en la costa de Texas, por la parte central o superior del Golfo de México.

Según previsiones, después podría desplazarse hacia el noreste por la costa y dirigirse a Luisiana a mediados de semana, persistiendo las lluvias como el mayor de los peligros.

Los meteorólogos dijeron no prever que los aguaceros alcancen la misma magnitud que las del huracán Harvey en 2017 o de la tormenta tropical Imelda del año pasado.

Harvey dejó mas de 127 centímetros (50 pulgadas) de lluvia en Houston y causó daños por 125.000 millones de dólares en Texas.

 

Artículos relacionados: EN FOTOS: Altas marejadas causa Beta en la costa de Texas