Enfrenta gran oposición; Icónico skatepark podría ser demolido

EMOTIVO. Pequeños mosaicos deletrean “Gwen” a lo largo del borde de la pista de skate conocida como Gwen Bowl, el jueves en Cross Church en Laguna Vista. Denise Cathey / El Nuevo Heraldo

En la esquina más alejada del estacionamiento en Cross Church, en Laguna Vista se encuentra una rampa skate bowl azul brillante, con forma de riñón que parece un poco fuera de sintonía con su entorno.

Construida en 2006 por patinadores locales con el permiso de lo que entonces era la Iglesia Christ’s Harbour y el pastor de la congregación, el Gwen Bowl significa el mundo en un área que históricamente ha sido poco acogedora para la cultura del skateboarding del Valle.
Desde entonces, la propiedad de la iglesia ha sido transferida a manos de Cross Church, ya que la comunidad local de patinadores dice que no desea tener patinadores en la propiedad — que es un riesgo y que puede haber planes para demoler lo que ahora es un hito en Laguna Vista.

Raúl Valdez, Jr., de 48 años de edad, un patinador, surfista y nativo de Port Isabel que creció en la Isla, fue uno de los varios patinadores locales con SPITS (patinadores de South Padre Island Texas) quien abogó por la construcción durante años de un skatepark en el área.

Antes de la construcción de Gwen Bowl, los lugareños tendrían que viajar hasta Houston o Austin para visitar un espacio designado formalmente para patinar.

“En el pasado, teníamos un medio tubo o un cuarto de tubo y los llevábamos con remolques a dondequiera que nos dejaran montar, lanzábamos un pequeño concurso, ahorrábamos dinero y vendíamos comida. Recaudamos alrededor de $6,000 en todo ese tiempo”, dijo.

Según Valdez, el grupo presionó para la construcción de un parque de patinaje real en la Isla, y finalmente llegó a un acuerdo con el ex alcalde de SPI Bob Pinkerton para que se donara una parcela de tierra a la causa. “Era esta tierra pantanosa. Nuestros $6,000 simplemente se hubieran ido a la basura”, dijo.

“En el pasado, eran muchos — ¿nos van a demandar? ¿Es una responsabilidad? La Isla no quería patinadores alrededor. Pasó el tiempo y estamos como — tenemos $6,000 en el banco. ¿Qué vamos a hacer? La Isla no nos quiere”.

Los amigos de Valdez, los hermanos Eric y Ben Christensen, asistieron a la iglesia Christ’s Harbour en Laguna Vista. Se acercaron al ex pastor Ernest Jones con la idea de construir un lugar seguro y dedicado para que los niños locales patinen y se llegó a un acuerdo tentativo para construir un bol en la propiedad.

Cuando Don Ceglar asumió el cargo de pastor principal, él llevó a votación la idea de la construcción del bol a la congregación. “Uno de los temas que mencioné fue que tenemos este bowl y puede ser una responsabilidad o no. Les dije que lo bueno es que probablemente podríamos hacer el ministerio a través (del bowl)”, dijo Ceglar, quien ahora está jubilado.

La construcción del bowl no fue aprobada por unanimidad, pero el voto de la mayoría se inclinó fuertemente hacia el “sí”. Y así se hizo un acuerdo de apretón de manos.

“ Dejé que S.P.I.T.S. supiese que la propiedad era de ellos, que ellos eran responsables de lo que allí pasaba, y que debían mantenerla y cuidarla. A medida que transcurrieron los 10 años, eso es exactamente lo que sucedió”, dijo el ex pastor.

A los patinadores se les permitió usar la fuente de agua y los baños de la iglesia. La condición final del bowl fue que llevara el nombre de un miembro de la congregación, Gwendolyn McCormick, quien fue atropellada por un camión mientras andaba en patineta a casa desde la biblioteca en la misma calle en la que finalmente se construyó el bowl.

El grupo construyó el bowl por ellos mismos, pegando el mensaje “<3 Gwen” en azulejos rojos en el suelo.

Valdez, los hermanos Christensen y cualquier otra persona que quisiera participar se hizo cargo del bol durante la década. Y todavía lo hacen.

“ Cada vez que voy a ver a mi mamá en Laguna Vista, siempre paso por allí y tomo mi bomba de agua, mi escoba y la limpio. No importa si patine o no. Los chicos de mi equipo Refuge Crew Surf and Skate — vamos y lo patinamos y lo limpiamos. Los niños más pequeños también”, dijo Valdez.

El pastor Don lo confirmó. “Dos veces, un huracán voló el campanario de la iglesia. Los patinadores estaban ahí sacando agua del bowl, arreglando el desagüe, llevándose toda la basura”, dijo Ceglar.

La iglesia tenía un seguro de responsabilidad civil, pero según Ceglar, su iglesia no tuvo que usarlo ni una sola vez para el bowl.

“ Nadie vino nunca, llamó a la puerta y dijo, oye, nos lastimamos allí. Ellos manejaron todo. Se ocuparon de sus propias cosas. Y estaba muy, muy orgulloso de eso. Fue un acercamiento a la comunidad. Los niños entraron, no hubo destrucción, ni vandalismo”.

La propiedad de Christ Harbour finalmente fue transferida a manos de Cross Church. El acuerdo de apretón de manos con los patinadores fue solo eso — ninguna de las partes había presentado trámites, pero según Ceglar y Valdez, antes de la transferencia entre la iglesia, los patinadores, la comunidad y la ciudad, se entendió que la pequeña sección de terreno pertenecía a S.P.I.T.S.

Sin embargo, como explicó Ceglar, cuando la propiedad cambió de manos, la mentalidad cambió. “Parecen estar más preocupados por la responsabilidad que por el alcance. Si no me equivoco, es posible que también eliminen el actual parque infantil”, expresó.

“ Tenemos viviendas para personas con ingresos limitados justo fuera de la iglesia. Algunas de esas mamás — todo lo que tenían era ese parque infantil. Eso es lo que debería ser una iglesia. La nueva iglesia no parece tan acogedora en el vecindario”.

Se contactó a Cross Church para una entrevista sobre su postura sobre Gwen Bowl y sus planes para la propiedad. El personal no respondió a la solicitud de información.

El proyecto en Laguna Vista fue el primer éxito para los patinadores de la comunidad en décadas. La Isla, dijo Valdez, nunca ha sido amistosa con el skate, y él atribuye esa actitud como la razón por la que ha llevado años aprobar una propuesta del parque allí.

“ El trato es que en los 80, solíamos tener un medio tubo justo al lado de la estación de policía. Lo patinamos y lo demolieron. Después de eso, el patinaje tuvo mala reputación”, dijo.

Los funcionarios electos tardaron aproximadamente 13 años en asimilar la idea de un parque en la Isla. Y mientras tanto, Valdez ayudó a facilitar la construcción de parques de patinaje en Olmito, Edinburg, Raymondville y Los Fresnos, todo lo cual, agregó, se realizó sin problemas.

Según el Departamento de Parques y Recreaciónes de South Padre Island, la propuesta recientemente aprobada para construir un skatepark en John Tompkins Park está avanzando.

El diseño y la planificación están en sus etapas finales y el parque debería estar terminado para la primavera de 2021, informó la oficina esta semana.

esheridan@brownsvilleherald.com