Video filtrado mostrando cuando rocían gas pimienta a recluso está bajo investigación

Por ERIN SHERIDAN/El Nuevo Heraldo

Un video publicado en la página de Facebook de Justice RGV en julio, supuestamente filtrado por un empleado anónimo del Centro de Detención Carrizales-Rucker, es ahora objeto de una investigación en proceso por parte de la Oficina del Sheriff del Condado de Cameron.

El metraje parece tener una marca de tiempo desde la cárcel y muestra a un oficial de detención empujando y lanzándole gas pimienta a un preso del Condado de Cameron después de que parece tomar un documento en la mano de un carcelero mientras ingresa a la unidad.

Originalmente, Justice RGV publicó el el video el 8 de julio, sin embargo, el video tiene la fecha del 27 de abril de 2020.

La Oficina del Sheriff del Condado de Cameron anunció que la investigación en una publicación de Facebook en la que el departamento ofreció una recompensa de hasta 5 mil dólares tanto por la identidad del empleado que filtró el video como por el nombre, la dirección y el número de teléfono de los administradores de la página Justice RGV.

Según el puesto del departamento, su División de Investigaciones Criminales está investigando posibles cargos de uso indebido de información oficial y violación a la seguridad informática.

La Oficina del Sheriff no respondió a una petición solicitando una declaración sobre su anuncio y una aclaración sobre cómo la filtración llamó la atención del departamento al cierre de esta edición el jueves.

La publicación generó preocupación de que el hecho de que la oficina tenga una página pública de Facebook que opera en la línea de los medios de comunicación esté violando la Primera Enmienda.

Justice RGV respondió: “No sabemos la identidad de la persona que nos envió el video, porque se hizo a través de un canal anónimo, pero no lo revelaríamos aunque lo supiéramos. El discurso anónimo está protegido por la Primera Enmienda y estamos dispuestos a luchar para defenderlo”.

La Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Cameron revisó el jueves la jurisprudencia existente sobre quién y qué califica como medio de comunicación y, por lo tanto, estaría protegido al compartir información filtrada enviada a través de un informante anónimo.

Los abogados de la oficina concluyeron que si el informante anónimo hubiera proporcionado el video a medios formales como periódicos locales o estaciones de televisión, esos medios de comunicación no tendrían que revelar la fuente.

“Existe jurisprudencia sobre jurisprudencia que protege la Primera Enmienda, la libertad de expresión y la libertad de prensa. Esa es la más fácil. Hubiera sido impropio, ilegal preguntarle [a los medios] quién se lo dio”, dijo el fiscal de distrito Luis V. Sáenz.

En cuanto a si una página de Facebook operada de forma anónima califica como medio de comunicación, Sáenz dijo que el personal no pudo encontrar jurisprudencia u opiniones al respecto. “Esa pregunta no ha sido respondida. Nuestra inclinación es decir que no lo es”.

El anonimato de la página es lo que la descalificaría de las protecciones otorgadas a la prensa. Incluso un blog que funciona como un medio, donde los escritores publican con sus nombres legales y funcionan como periodistas, probablemente estaría protegido, determinó la oficina.

La recompensa ofrecida por información que conduzca a la identidad del empleado que filtró el video es un protocolo estándar, dijo Sáenz. Añadió: “El alguacil tiene un interés como funcionario electo en proteger la información para que no se proporcione fuera de los canales adecuados. No debería suceder de esa manera”.

“Hay vías para obtener esa información, es decir, solicitudes de información pública, esto probablemente hubiera calificado. Pero lanzarlo así, es problemático. Pone en peligro a los reclusos y al personal”.

Kelley Stone, directora ejecutiva de Freedom of Information Foundation de Texas confirmó que existe un área gris en la ley en cuanto a quién califica como medio de comunicación. “Hay un par de lugares en la ley que especifican qué califica como reportero de noticias y qué no, pero no existe una ley general sobre quién es periodista”, dijo.

“La pregunta más importante aquí es cómo una agencia de aplicación de la ley puede ofrecer una recompensa que involucre recursos de aplicación de la ley para averiguar quién tiene un sitio web. Eso suena como una violación de la libertad de expression”.

Si un empleado de la agencia ha hecho un mal uso de la información como parte de su trabajo, eso podría ser un problema de política o un problema legal, explicó.

El abogado César de León, con sede en Brownsville, dijo que, según la Ley de Denuncia de Irregularidades de Texas, si el empleado pasaba por los superiores, les informaba del incidente y los superiores optaban por no actuar, ese empleado estaría protegido si optaban por publicar el video.

“Él podría obtener la reinstalación, podría obtener honorarios de abogado, incluso podría obtener una orden judicial contra la Oficina del Sheriff”, dijo el abogado.

Como explicó De Leon, cuando un oficial del orden público está de uniforme, tiene la obligación de la agencia de abstenerse de hablar libremente. Sin embargo, “cuando vas a casa, te quitas el uniforme, puedes decir lo que quieras”, agregó.

Todavía existen preocupaciones éticas: ofrecer una recompensa de 5 mil dólares por la identidad de Justice RGV podría parecer una represalia, opinó el abogado.

Y otro tema en juego es el hecho de que Facebook se ve a sí mismo como una plataforma, pero rara vez se hace responsable de lo que publican los usuarios registrados. ¿Quién es responsable de la publicación final del video y del hecho de que todavía esté en el sitio web si infringe la ley?

“Esa es una cuestión filosófica más profunda a esto que está en discusión a nivel nacional”, dijo De Leon. “Realmente, este grupo está utilizando una plataforma para difundir su mensaje”.

esheridan@brownsvilleherald.com