Por NICOLE COBLER

Austin American-Statesman

AUSTIN — Más de 11.000 personas han muerto por causas relacionadas con el coronavirus en Texas, según datos estatales publicados el viernes. Eso ocurre solo cuatro días después de que los funcionarios de salud estatales informaron 10,000 muertes en todo el estado.

Las 258 nuevas muertes reportadas el viernes, que elevaron el número de muertos en todo el estado a 11,051, ocurrieron hasta 10 días antes de cuando se informaron porque los funcionarios estatales ahora están usando certificados de defunción para contar las muertes por COVID-19.

Solo Nueva York, Nueva Jersey y California están por encima de Texas en muertes por COVID-19.

El Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas también informó el viernes 4.651 nuevos casos. El número de nuevos casos diarios en general ha estado disminuyendo desde mediados de julio, pero el Departamento de Servicios de Salud del Estado de Texas advirtió que las fallas en el sistema de informes del estado han empañado el conteo real de casos.

“Realmente estamos trabajando en lo que podemos hacer para acelerar nuestro proceso de presentación de informes y mejorarlo”, dijo Lara Anton, portavoz del Departamento de Servicios de Salud del Estado, en un comunicado.

La tasa de positividad — el porcentaje de personas que dieron positivo entre los examinados — el jueves, el último dato disponible, fue del 14,38%, según la agencia estatal de salud.

El gobernador Greg Abbott, quien emitió un mandato de máscara en todo el estado a principios de julio en medio de un rápido aumento en los casos de COVID-19 y las hospitalizaciones, ha dicho que una tasa de positividad superior al 10% es motivo de preocupación, citando a funcionarios de la Casa Blanca que dicen que una tasa superior al 10%. sugiere una infección que se propaga por una región.

La Organización Mundial de la Salud advirtió a los gobiernos que antes de permitir la reapertura de las empresas, el número debería permanecer en el 5% o menos durante al menos dos semanas.

Mientras tanto, hay 5.566 pacientes con coronavirus en los hospitales de Texas.

Ese número ha disminuido constantemente durante el último mes, lo que, según los expertos en salud, es una señal prometedora de que la propagación del virus se está desacelerando y los tratamientos están mejorando.