Las tormentas tropicales Laura y Marco podrían tocar tierra en Texas o Luisiana

Por DANICA COTO y SETH BORENSTEIN Associated Press
SAN JUAN (AP) — Dos tormentas tropicales avanzaban el sábado a través del Caribe y con dirección a Estados Unidos, donde traerían una amenaza potencialmente histórica de propinarle una contundente combinación de uno-dos a su costa sobre el Golfo de México.
Una arrojaba lluvia sobre Puerto Rico y las Islas Vírgenes mientras que la otra avanzaba hacia la punta de la península mexicana de Yucatán, cuyos extensos centros turísticos ya estaban casi vacíos debido a las restricciones por la pandemia.
Se proyectaba que las tormentas tropicales Laura y Marco podrían acercarse a la costa norteamericana con la fuerza de un huracán o cercana a ella. La ruta actual e incierta de ambos meteoros podría llevarlos a los estados de Texas o Luisiana.

Nunca ha habido dos huracanes en forma simultánea en el Golfo de México, según los datos disponibles desde al menos 1900, según Phil Klotzbach, investigador de huracanes de la Universidad Estatal de Colorado. La última vez que hubo dos tormentas tropicales juntas en el Golfo de México fue en 1959, afirmó.
La última vez que dos tormentas tocaron tierra firme en Estados Unidos con 24 horas o menos de diferencia fue en 1933, dijo Klotzbach.
Parece lógico que 2020 traiga este tipo de amenaza doble, opinó el investigador de la Universidad de Miami, Brian McNoldy.
“Claro, teníamos que tener dos huracanes tocando tierra al mismo tiempo”, dijo. “Es mejor no preguntar qué sigue”.
El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos (NHC, por sus siglas en inglés) prevé que ambos meteoros se junten el martes en el Golfo de México, con el ojo de Marco golpeando Texas y el vórtice de Laura tocando tierra un poco menos de un día después, aunque ambas rutas siguen siendo inciertas.
En las primeras horas del sábado, Laura ya estaba arrojando lluvia sobre Puerto Rico y las Islas Vírgenes y se esperaba que empapara a República Dominicana, Haití y partes de Cuba durante el día en su curso hacia el oeste.
La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, declaró el estado de emergencia y advirtió que las inundaciones podrían ser peores que las que desató la tormenta tropical Isaías hace tres semanas, porque el suelo está saturado. Recomendó a la población que no salga de casa.

https://weather.com/storms/hurricane/news/2020-08-20-two-landfalls-at-once-us-hurricanes-tropical-storms
El sábado por la mañana, el centro de Laura —que batió el récord para la duodécima tormenta con nombre más temprana de la temporada cuando se formó el viernes por la mañana— estaba a unos 80 kilómetros (50 millas) al sur de San Juan, Puerto Rico. El meteoro tenía vientos sostenidos máximos de 65 km/h (40 mph) y avanzaba con rumbo oeste a 33 km/h (21 mph).
Por su parte, Marcos seguía ganando fuerza y su ojo se ubicaba a unos 180 kilómetros (110 millas) al este de la isla de Cozumel, en México, con vientos sostenidos máximos de 85 km/h (50 mph). Se movía con rumbo norte-noroeste a 19 km/h (12 mph).
El NHC espera que las tormentas se mantengan lo suficientemente separadas para evitar su interacción directa mientras la región se prepara para el pico de la temporada de huracanes en el Atlántico, que se pronostica que será inusualmente activa.
Se ptonosticaba que ambas tormentas trajeran de 8 a 15 centímetros (de 3 a 6 pulgadas) de lluvia a las áreas por las que pasarán encima o sus alrededores, amenazando con inundaciones generalizadas en una vasta región.
“Mucha gente va a ser impactada por la lluvia y las marejadas en el Golfo de México”, dijo Joel Cline, coordinador del Programa Tropical del Servicio Nacional de Meteorología. “Como simplemente no se sabe, realmente hay que tomar precauciones”.
Los meteorólogos dijeron que, si bien las condiciones atmosféricas son favorables para que Laura crezca, su paso por Puerto Rico y las montañas de Haití, República Dominicana y Cuba podrían debilitarla antes de que ingrese a las cálidas aguas del Golfo, que son propicias para que recupere fuerza.
___
Seth Borenstein reportó desde Kensington, Maryland. La periodista de The Associated Press Freida Frisaro en Miami contribuyó a este despacho.