Líder refugiado se ahogó rescatando a una embarazada en el Río Grande

 

Nueva información sobre el cuerpo de un joven guatemalteco hallado en el Río Grande el martes sugiere que podría haberse ahogado al intentar rescatar a una mujer embarazada que intentó cruzar el río.

El medio de noticias Frontera Dice, con sede en Matamoros, informó en las redes sociales que el hombre fue identificado como Edwin Rodrigo Castro de la Parra, de 20 años, de Guatemala. Él era uno de los líderes del país en el campo de refugiados en un dique de tierra más allá del Puente Internacional Gateway.

El líder del campamento fue identificado por su esposa, quien afirmó que se fue a bañar pero no regresó al campamento, según informes de medios con sede en México.

Otros informes indicaron que el cuerpo fue descubierto por primera vez alrededor de las 4 p.m. por los migrantes que fueron a buscar al joven. La policía descubrió el cuerpo en algún momento entre las 5 y las 5:30 p.m., según un reportero de Matamoros que estaba en la escena.

Según un informe de Newsweek sobre la muerte de Castro de la Parra, la familia, compuesta por la esposa, la hermana, la abuela y una hija de 2 años del joven, había estado en el campamento durante más de 240 días.

Josué, un migrante en el campo, dijo que la hermana había dado a luz recientemente a una niña.

La familia fue llevada a Ayudándoles a Triunfar, A.C. en Matamoros por la Hermana Norma Pimental, Directora Ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande el martes después de que las autoridades recuperaron el cuerpo de Castro de la Parra del río.

Según EnlaceMx Noticias, Gladys Cañas, presidenta del centro donde fue trasladada la familia, dijo al medio que se le ha pedido al gobierno guatemalteco que apoye a la familia en el traslado del cuerpo.

Los miembros del colectivo Dignity Village que brindan ayuda y apoyo a los residentes del campamento dijeron que se ofrecieron a darle a la familia una habitación de hotel por algunas noches antes de regresar a Guatemala. La familia ha optado por regresar, informaron los defensores.

Las fotos de Castro de la Parra lo muestran sonriendo, de pie en un grupo con otros líderes del campamento a principios de este año.

La hermana Norma escribió el martes por la noche: “Todos preguntan ‘¿qué pasó? ¿Intentaba cruzar el río?’ pero no lo estaba. Todos sabían que no podía nadar. Se acercó para ver a algunas mujeres embarazadas que intentaban cruzar el río y escuchó un grito y pensó que necesitaba ayuda. Entonces, de repente, se ha ido. Cayó al río y se ahogó”.

Los cruces de ríos se han recuperado a medida que disminuye la moral en el campamento cada vez más reducido debido a las audiencias pospuestas en el marco del programa “Permanecer en México” (MPP, Protocolos de protección al migrante). Actualmente, los procedimientos de asilo bajo el programa se posponen hasta que Texas alcance la Etapa 3 de su plan oficial de reapertura, suspendiendo los casos judiciales por tiempo indefinido.

Los últimos datos de CBP sobre el programa, registrados desde el inicio del MPP en 2019 hasta el 17 de julio de este año, mostraron que solo 523 personas devueltas a México han recibido asilo en Estados Unidos.

La abogada Jodi Goodwin, quien representa a varios beneficiarios del MPP en el sistema de tribunales de carpas al otro lado del río en Brownsville, escribió el miércoles que un abogado de inmigración envió hace unos días un mensaje “básicamente alentando a las personas del MPP a cruzar el río porque había un cliente que lo logró y fue liberado por BP (Patrulla Fronteriza)”.

Según Goodwin y sus defensores, varias mujeres embarazadas cruzaron recientemente con éxito y fueron liberadas por la Patrulla Fronteriza.

El martes, más mujeres embarazadas intentaron cruzar a pesar de las advertencias contra las fuertes corrientes en el Río Grande, que todavía están altas debido a las recientes lluvias.

esheridan@brownsvilleherald.com