Un hombre de Guatemala que buscaba asilo en Estados Unidos fue encontrado muerto en el Río Grande en Matamoros el martes por la noche.

Un video tomado por un reportero en la escena en Matamoros mostró a la policía mexicana cargando una bolsa para cadáveres por la empinada orilla de tierra del río a solo unos cientos de pies del campamento.

Desde entonces, el área ha sido acordonada con cinta policial. Según el periodista que tomó el video, el hombre fue encontrado alrededor de las 5:30 p.m.

Las circunstancias que rodearon la muerte del hombre no están claras.

A la hermana Norma Pimentel, Directora Ejecutiva de Caridades Católicas del Valle del Río Grande, se la vio sacando a la familia del hombre del campamento justo después de las 6 p.m. Fue ayudada por solicitantes de asilo que sostenían de cada lado a una joven que lloraba.

Los defensores confirmaron que estaban ayudando a hacer arreglos para enviar a la familia, incluida la esposa, la hermana y la abuela del hombre, con su cuerpo a Guatemala para su repatriación.

Josué, un solicitante de asilo en el campo, confirmó que otros residentes del campo estaban al tanto del ahogamiento y compartió que la hermana del hombre acababa de dar a luz a una niña.

Dijo: “Solo Dios puede ayudarnos en este momento”.

Los trabajadores humanitarios del campo conocían al hombre y esperaban verlo el martes. Un trabajador que habló bajo condición de anonimato dijo: “Lo acabamos de ver el domingo. Nos estaba ayudando a entregar tiendas de campaña. Lo estábamos esperando hoy y no apareció”.

El hombre fue encontrado sin documentos, según los trabajadores humanitarios. Uno dijo que no está claro si los documentos se perdieron en el río o si se los quitaron. “Nadie está hablando; tienen miedo”, dijo cuando se le preguntó si alguien tenía información sobre la muerte.

La identidad del joven no está confirmada, pero los defensores de Angry Tias y Abuelas del Valle del Río Grande lo identificaron como Rodrigo, un joven líder del campamento de Guatemala.

“Estamos desconsolados por la muerte de Rodrigo. Era un joven que se tomaba muy en serio la responsabilidad de su familia y del campamento. Era un líder natural y siempre estaba disponible para facilitar cualquiera de nuestros esfuerzos para apoyar al campamento. Creemos que su muerte podría haberse evitado si no se hubiera creado una situación desesperada a lo largo de nuestra frontera sur”, escribió la coalición en un comunicado.

“A todos nos ha preocupado que pronto volveríamos a ver muertes por ahogamiento, a medida que la gente se desespera por cruzar, ya que pierden la esperanza de que alguna vez se escuchen sus solicitudes de asilo. La puerta se ha cerrado de golpe en ‘la vía legal’ durante seis meses, y las horribles condiciones de este campamento no son apropiadas para la habitación humana”.

esheridan@brownsvilleherald.com