La policía de un suburbio de Austin en Texas rodeaba el lunes la vivienda de un hombre que se atrincheró allí con familiares horas después de que tres agentes fueron baleados.

La policía en Cedar Park respondió a una llamada a eso de las 3:10 p.m. del domingo, en que una madre relataba que su hijo tumbó la puerta de la vivienda, relató el director interino de la policía Mike Harmon el domingo en conferencia de prensa.

Añadió que al llegar, los agentes fueron recibidos a balazos y fueron llevados al hospital. Los tres están en condición estable con heridas que no revisten gravedad.

La madre, un menor de edad y otra persona de edad desconocida estaban en la vivienda con el hijo, que al parecer tiene unos veintitantos años, indicó Harmon. El hijo “tiene algunos problemas psicológicos”, añadió. No queda claro si está armado.

Según informó la cadena de televisión KXAN el sospechoso finalmente liberó a los tres rehenes y se entregó a los oficiales de policía sin más incidencias.

Harmon reveló por su lado, que ha habido sucesos previos en esa residencia, pero no dio detalles como por ejemplo cuál fue el incidente más reciente.

“Nuestros pensamientos acompañan a los policías heridos cuando protegían a la comunidad de Cedar Park esta tarde. Nunca debemos olvidar el servicio y el sacrificio de nuestros oficiales de seguridad, y el estado de Texas está dispuesto a otorgar el apoyo y los recursos necesarios para llevar a justicia a los involucrados”, dijo en un comunicado el gobernador Greg Abbott.

___

Con información de The Associated Press.