ANNABELLE ORR KVETON

HOUSTON — De 77 años, falleció tranquilamente rodeada de familiares el miércoles 15 de julio de 2020 en su casa en The Brookdale Independent Living Community.

Ella deja a su esposo por más de 55 años, Larry Kveton, sus hijos Kelly Kveton y Kirk Kveton y el compañero de Kirk, Daniel Irion, además de un grupo extraordinario de amigos de toda la vida y ex alumnos.

Nacida en Weleetka, Oklahoma, hija de James F. y Louise Darr Orr. La familia se mudó a Brownsville, Texas, un lugar que tenía un control especial sobre el corazón de Annabelle.

Annabelle conoció a Larry en sexto grado y ese encuentro fue el comienzo de una vida emocionante y satisfactoria juntos. Tanto Ann como Larry asistieron a Brownsville High School y Texas Christian University. En TCU, Annabelle era un miembro querido de su hermandad, ADPi. Annabelle y Larry se graduaron en 1964 de TCU. Después de dejar la universidad, llevaron su pasión por su alma mater (Go Frogs) a Brownsville, donde regresaron para administrar el negocio familiar, formar una familia y criar a sus hijos.

Annabelle era una extrovertida, gregaria y activa miembro en la comunidad. Continuó su relación con su hermandad universitaria y comenzó a cultivar viejos y nuevos amigos como miembro comprometida de la Junior Service League, Brownsville Swim Club y Episcopal Day School. Annabelle apoyó el patrimonio cultural de Brownsville a través de su participación en el Club Zarape. Ella estaba en la primera clase graduada de Liderazgo Brownsville que continúa prosperando más de 50 años después. La iglesia metodista también fue una piedra angular de su vida en la comunidad.

Annabelle comenzó su carrera como educadora en el sistema escolar de Brownsville. Tuvo un profundo impacto en sus alumnos como patrocinadora de muchos grupos, incluidos los patrocinios de la Clase y la Sociedad Nacional de Honor. Su camino finalmente la llevó a un puesto académico en San Antonio. Annabelle tuvo un profundo efecto en innumerables estudiantes a través de una carrera que abarcó décadas. Recibió su maestría en educación de la Universidad de Texas A&M y se convirtió en un miembro involucrado en su hermandad profesional, Delta Kappa Gamma. Uno de sus logros profesionales más orgullosos fue recibir el Premio Leon Jaworski a la excelencia docente en derecho comercial.

Annabelle tenía una risa contagiosa y un corazón cálido. Su espíritu generoso ha tenido un impacto duradero en sus amigos y ex alumnos. Ella apreciaba a sus seres queridos y demostró ese afecto entreteniendo con entusiasmo festivo. Quienes compartieron esas maravillosas excursiones con ella recordarán con cariño su amor por la playa y los viajes.

Annabelle fue precedida en la muerte por sus padres, James y Louise Orr, y su querida mascota, Reba. Reba merece una mención especial. Reba era un perro especial y a menudo se bromeaba diciendo que el perro tenía una calificación más alta que el resto de su familia.

Por la seguridad y el bienestar de su familia, amigos y seres queridos, se celebrará un servicio conmemorativo en una fecha futura.