A un día de que el huracán Hanna, de categoría 1 tocara tierra a 15 millas al norte de Port Mansfield, la tormenta causó fuertes inundaciones a lo largo de la costa causando a su paso desabastecimiento eléctrico masivo, dejando a más de 197,634 clientes afectados.

Degradada a tormenta tropical, Hanna pasó sobre la frontera entre Estados Unidos y México con vientos de casi 85 kilómetros por hora (50 millas por hora), informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC por sus siglas en inglés). Está previsto que arroje hasta 45 centímetros (18 pulgadas) de lluvia en algunas partes del sur de Texas y el noreste de México.

Las comunidades fronterizas cuyos sistemas de salud ya estaban abrumados por los casos de COVID-19 recibieron a víctimas, e incluso algunos pacientes tuvieron que ser trasladados vía aérea a ciudades más grandes.

Los estados costeros batallaron este año para ajustar sus planes de emergencia por huracanes para tomar en cuenta al virus, y Hanna fue la primera prueba grande. El gobernador Greg Abbott dijo el sábado que algunas personas que necesitaban refugio fueron alojadas en habitaciones de hotel para mantenerlas separadas de otros.

EMERGENCIA. Conductores quedaron atrapados en la inundación registrada en Edinburg.
Foto de cortesía

Paso por el Valle del Río Grande

El huracán Hanna mantenía el sábado por la noche a ciudades fronterizas del Valle del Río Grande en alerta de emergencia por inundación.

La ciudad de Edinburg reportó los sistemas de drenaje su capacidad total, mientras algunos conductores se encontraban atrapados en el Frontage Road de la carretera interestatal No.2

El Centro Meteorológico Nacional en Brownsville informó los niveles de precipitación de 6 a 12 y hasta 17 pulgadas en zonas aisladas en el Valle del Río Grande

Los cortes de energía eléctrica masivos y representan el mayor problema en la región.

La tarde del sábado 137 mil usuarios permanecían sin servicio, en comparación a los 197 mil reportados en la mañana, por proveedores eléctricos, lo cual va a tomar tiempo en que vuelva a la normalidad.

Los fuertes vientos dañaron estructuras, señalizaciones, árboles y una gran cantidad de postes de servicios públicos.

El Gobernador de Texas Greg Abbott emitió una declaración de desastre para 32 condados y una solicitud federal de declaración de desastre de emergencia, mientras el Juez del Condado de Hidalgo Richard Cortez también solicitaba una declaración de emergencia para el área bajo su jurisdicción.

Trayectoria de Hanna

Por su parte, los estados de Tamaulipas y Nuevo León, en el noreste de México, tomaron medidas precaución previo a la llegada de la tormenta. Tamaulipas desinfectó los albergues para tratar de evitar una propagación de COVID-19, dijeron las autoridades.

En la ciudad mexicana de Matamoros, limítrofe con Brownsville, Texas, los voluntarios vigilaron de cerca a Hanna mientras las lluvias azotaban las tiendas de campaña de un campamento de refugiados que alberga a unos 1.300 solicitantes de asilo, incluidos recién nacidos y ancianos. Han esperado por meses sus citas en los tribunales bajo una política de Estados Unidos que les solicita esperar sus casos en México.

En el océano Pacífico, en tanto, el huracán Douglas se acercó a Hawai durante el fin de semana.

– Con información de The Associated Press