POR STEVE CLARK
Redacción

El plasma sanguíneo donado por personas que se han recuperado de COVID-19 se está estudiando como un tratamiento que puede salvar la vida de otras personas que padecen la enfermedad, y se está llevando a cabo un importante impulso de plasma en Brownsville el 21 de julio y el 28 de julio de 10 a.m. a 4 p.m. en el Courtyard by Marriott en 3955 N. Expressway.

El plasma es la parte líquida de la sangre, y las donaciones del próximo disco se utilizarán para tratar pacientes críticos en hospitales en el Valle del Río Grande como parte de un estudio nacional que realiza la Clínica Mayo para averiguar si lo que se conoce como El “plasma de convalecencia” puede ser un tratamiento efectivo para la enfermedad, en cuyo caso la Clínica Mayo buscaría la aprobación expedita a través de la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos como un tratamiento estándar para los pacientes con COVID-19.

La Dra. Beverly Zavaleta, al frente del programa de plasma convaleciente en el Valley Baptist Medical Center en Brownsville, dijo que la transfusión de plasma ha estado en uso durante 100 años y que la evidencia hasta ahora es prometedora en el estudio actual.

“Han publicado resultados provisionales sobre el efecto secundario, y no muestran efectos secundarios negativos al recibir el plasma convaleciente, lo cual es realmente importante, porque un paciente se negó a participar en el estudio”, dijo. “Es un tratamiento opcional, obviamente”.

Zavaleta también ha escuchado la preocupación de los pacientes que reciben el tratamiento de plasma de que el plasma en sí está infectado con el virus y los enfermará, aunque ese no es el caso en absoluto, dijo.

“Eso no puede suceder”, dijo Zavaleta. “El plasma no está infectado. El plasma contiene anticuerpos, que es una proteína que combate el virus. Entonces el receptor del plasma no puede ser infectado por el plasma. Esto se llama inmunidad pasiva”.

Las donaciones de plasma convalecientes ya están siendo aceptadas en el Valle, aunque hasta ahora no ha habido un sitio de donaciones en Brownsville, dijo. Mientras tanto, la demanda supera rápidamente la oferta a medida que más y más personas se infectan con COVID-19, dijo Zavaleta.

“Lo que está sucediendo ahora es que tengo personas inscritas para recibirlo, pero tienen que esperar de 12 a 48 horas antes de obtener su unidad de plasma, mientras que dos semanas los inscribiría y lo recibirían dentro de cuatro a ocho horas” expresó. “Durante esa demora, se están deteriorando, y eso no es bueno, así que si podemos aumentar el suministro, podemos llegar a las personas antes de que se deterioren”.

Por lo general, se recolectan tres unidades de plasma de cada donante, lo que significa que un donante puede salvar la vida de tres personas, señaló Zavaleta.

“Esto es algo que la gente realmente puede hacer para ayudar a las personas que están enfermas”, dijo.

Los donantes deben tener al menos 18 años, dar positivo en la prueba de COVID-19 mediante una prueba de hisopo nasal y no presentar síntomas durante 28 días. Los donantes que dieron positivo pero no tuvieron síntomas deben haber resultado negativos para el virus al menos 28 días antes de donar plasma. Se administrará una prueba de anticuerpos en el sitio para asegurarse de que la sangre de los donantes contenga los anticuerpos necesarios. Para programar una cita llame al (956) 215-3166 ó al (956) 362-2390.

prereg.dhr-rgv.com/Plasma/

sclark@brownsvilleherald.com