Beneficio por desempleo de $600 se acerca al final

WASHINGTON, D.C. — Una fuente importante de ingresos para aproximadamente 30 millones de personas desempleadas está por terminar, amenazando su capacidad de cumplir con el alquiler y pagar las facturas y potencialmente socavando la frágil recuperación económica. En marzo, el Congreso aprobó $ 600 adicionales en beneficios semanales de desempleo como parte de su paquete de ayuda de $ 2 billones destinado a compensar el impacto de la pandemia de coronavirus. Ese pago adicional vence la próxima semana a menos que se renueve.

Para Henry Montalvo, quien fue despedido de su trabajo como servidor de banquetes y cantinero en Phoenix a mediados de marzo, la expiración de los $ 600 reducirá sus beneficios de desempleo en dos tercios. Él usa el dinero para ayudar a mantener a sus tres hijos y su novia embarazada.

“Ahora que está a punto de terminar, esa sensación sombría e incómoda está volviendo y realmente rápido”, dijo Montalvo.

El programa de seguro de desempleo se ha convertido en una fuente crucial de apoyo en un momento en que la tasa de desempleo está en los niveles de la era de la depresión. En mayo, los beneficios por desempleo representaron el 6% de todos los ingresos de los EEUU, incluso antes 

del Seguro Social, y aumentaron dramáticamente desde febrero, cuando ascendieron a solo el 0.1% del ingreso nacional.

“El aumento probablemente ha hecho tanto o más para limitar las dificultades generalizadas como la inseguridad alimentaria, la falta de vivienda, los cortes de servicios públicos y los desafíos de salud mental, como cualquier disposición que el Congreso haya promulgado en respuesta a la pandemia y la recesión”, dijo Indivar Dutta-Gupta, co -Director ejecutivo del Centro de Georgetown sobre Pobreza y Desigualdad.

El Congreso promulgó el pago adicional por solo cuatro meses, en gran medida bajo la suposición de que el brote viral desaparecería a fines de julio y que la economía estaría en camino a la recuperación. Pero los conteos de casos confirmados están aumentando en 40 estados y 22 estados están revocando o pausando sus esfuerzos de reapertura, amenazando con retrasar la contratación. El número de personas que buscan ayuda semanal por desempleo se ha estabilizado en aproximadamente 1.3 millones, después de caer constantemente en mayo y principios de junio.

Eliminar el pago adicional reduciría los beneficios para la mayoría de los beneficiarios en un 50% a 75%, dependiendo del tamaño del beneficio de desempleo de cada estado, que varía según los ingresos anteriores de un trabajador. El pago máximo de Arizona de $ 240 está cerca del límite inferior, mientras que Massachusetts se encuentra entre los más generosos, con un pago máximo semanal de más de $ 800.

Otras medidas destinadas a apuntalar las finanzas de las empresas y los hogares, como los pagos únicos de $ 1,200 y un programa de préstamos para pequeñas empresas, también han seguido su curso. Eso podría agudizar el impacto de las pérdidas de empleo inducidas por la pandemia, que han llevado la tasa de desempleo al 11.1%.

Se está preparando otro paquete de rescate del gobierno y es posible algún tipo de beneficio adicional extendido. Los funcionarios de la administración Trump han expresado su apoyo a más ayuda y el líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, republicano de Kentucky, ha manifestado su disposición a comprometerse.

The AP is one of the largest and most trusted sources of independent newsgathering. AP is neither privately owned nor government-funded; instead, as a not-for-profit news cooperative owned by its American newspaper and broadcast members, it can maintain its single-minded focus on newsgathering and its commitment to the highest standards of objective, accurate journalism.