Se sospecha magia negra en asesinato de doctor - El Nuevo Heraldo: El Valle

default avatar
Welcome to the site! Login or Registrate below.
|
No te?||
Logout|Mi panel
Don't Miss:

Se sospecha magia negra en asesinato de doctor

Print
Font Size:
Default font size
Larger font size

Posted: Sunday, January 12, 2020 9:41 pm

WESLACO — Tres hombres enfrentan cargos de asesinato en relación con el tiroteo y la muerte de un médico de Weslaco el noviembre pasado.

El jefe de policía de Weslaco, Joel Rivera, anunció los arrestos de los dos adolescentes y un hombre de 31 años durante una conferencia de prensa el viernes por la mañana.

Joel Ismael González, de 17 años, fue arrestado en su casa de Alamo el 3 de enero. Josue Benavides Torres, de 31 años, fue arrestado en la Oficina de Libertad Condicional de los Estados Unidos en McAllen el 7 de enero, y Luis López Valenzuela, de 19 años, fue arrestado en McAllen el 8 enero.

Los tres hombres están acusados del asesinato del Dr. John Jesús Domínguez el 7 de noviembre de 2019 y actualmente están detenidos en la cárcel del condado de Hidalgo con fianzas de $ 1 millón de dólares.

Según la información obtenida exclusivamente por The Monitor, la muerte del médico se produjo como resultado de un plan de secuestro y rescate que salió mal.

Durante la conferencia de prensa, Rivera dijo que Domínguez había confiado en un “curandero” — a quien el jefe caracterizó como un “médico de magia negra” — y “le reveló ciertos hechos que el curandero... transmitió a nuestros sospechosos iniciales”, dijo Rivera.

Esos hechos involucraron información de que el médico estaba bajo presión de personas que intentaban chantajearlo, dijo el jefe más tarde a The Monitor. “El médico estaba consultando con un curandero y le confió ciertas cosas”, dijo Rivera.

“Estaba siendo chantajeado, pero también fue estafado por varias personas”, dijo.

El curandero supuestamente compartió esa información con Benavides Torres, con quien tuvo una conexión. “Transmitió la vulnerabilidad a estos tipos e intentaron secuestrarlo y extorsionarlo por dinero, y el secuestro se convirtió en un homicidio”, dijo Rivera.

Domínguez recibió un disparo en su vehículo cuando intentaba salir de un estacionamiento en la avenida Utah en Weslaco. Más tarde, la policía publicó imágenes de vigilancia del tiroteo mientras buscaban pistas en la investigación de dos meses.

El video muestra a Domínguez dando marcha atrás a su sedán blanco de un estacionamiento cubierto, mientras que un sedán de color oscuro en un pasillo de autos estacionados detrás del médico comienza a moverse hacia su posición. Cuando el médico comienza a mover su auto hacia adelante, el auto oscuro gira en frente de él, y un hombre emerge del lado del pasajero del vehículo.

El hombre parece estar sosteniendo una pistola mientras se mueve para abrir la puerta del pasajero delantero del auto del médico. Cuando lo encuentra bloqueado, comienza a golpear la ventana, antes de caminar hacia el lado del conductor con el arma apuntada mientras el médico intenta huir.

Rivera más tarde confirmó que Domínguez sufrió una única herida de bala que no amenaza la vida en la pierna izquierda de un revólver.

Domínguez pudo salir del estacionamiento antes de chocar contra otro vehículo en el Business 83. Fue la colisión lo que finalmente causó su muerte, dijo Rivera.

Las autoridades creen que Valenzuela, de 19 años, es el conductor y González, de 17 años, que se encuentra ilegalmente en el país, es el tirador. González también enfrenta un cargo por delito grave por posesión de una sustancia controlada después de que las autoridades descubrieran casi 1 kilo de metanfetamina. Se le emitió una fianza de $300,000 por ese cargo.

Benavides Torres, quien también se encuentra ilegalmente en el país, no estaba en el vehículo durante el tiroteo, dijo Rivera durante la conferencia de prensa, y agregó: “Creemos que él es el autor intelectual de todo el complot”.

Los investigadores habían avanzado poco en la investigación de homicidios. La prominencia de Domínguez en la comunidad, con numerosos amigos, familiares y conocidos de negocios, así como pacientes, hizo una gran red para buscar pistas.

Los investigadores publicaron las imágenes de vigilancia y simultáneamente se comunicaron con otros socios locales, del condado, estatales y federales encargados de hacer cumplir la ley. Finalmente, un consejo del Departamento del Sheriff del Condado de Runnels en el oeste de Texas que al principio parecía improbable se convirtió en la clave para resolver el caso.

“Un alguacil adjunto muy alerta de allí reconoció el vehículo ... supuestamente utilizado en una invasión de una casa y se puso en contacto con nosotros”, dijo Rivera.

El jefe agradeció a la policía del condado de Runnels, así como al FBI, los alguaciles de EEUU, los Rangers de Texas y numerosas otras agencias por su ayuda con la investigación.

Rivera dijo que su departamento todavía tiene algunas cosas más para “cerrar” antes de entregar el caso a la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado de Hidalgo para su enjuiciamiento, incluido el posible arresto de una persona más. Esa persona no se enfrentará a un cargo de asesinato, dijo.

Los cargos de asesinato contra los tres hombres, sin embargo, pueden pasar a crímenes capitales. Rivera dijo que dejará esa decisión al DA y al gran jurado.

“Vamos a permitir que el gran jurado decida eso. Una vez que hayamos terminado todo lo que tenemos que hacer aquí, lo enviaremos a la oficina del fiscal de distrito y permitiremos que la justicia siga su curso”, dijo Rivera.

darevalo@mvtcnews.com

© 2020 El Nuevo Heraldo. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistributed.

Follow us on Facebook